Caminito de Belén

Vamos a buscar dónde es que nace Jesús en esta Navidad

Día 23: Quitar y Cambiar… los venenos de la Esperanza

en 23 diciembre, 2010

Un grupo de personas que huía de una enorme  inundación  se reunió en una pequeña colina en el centro de un espeso bosque. Escuchando a los helicópteros que rescataban gente y lanzaban comida, decidieron hacer señales para pedir ayuda, pero claro, no se les veía desde arriba.

Algunos, desanimados, abandonaron la tarea. Los demás decidieron talar los árboles para hacer un claro y que los vieran. Así lo hicieron, cortando muchos árboles, pero los helicópteros se asomaban un momento y seguían sin soltar su carga.

Algunos, desanimados y cansados, abandonaron la tarea. Los demás decidieron prender fuego a los árboles caídos para llamar la atención. Así lo hicieron, pero los helicópteros sólo se acercaban y les hacían señas para que salieran de la zona quemada.

Algunos, desanimados, cansados y hambrientos, abandonaron la tarea. Pero un pequeño grupo reflexionó y se dio cuenta de que los pilotos pensaban que la zona era un lugar peligroso, y decidieron, con las últimas fuerzas, despejar el claro del bosque de los troncos quemados y barrer las cenizas que podían estropear los rotores de los helicópteros. Así lo hicieron, y ante la vista del claro del bosque limpio y bien preparado, bajaron los helicopteros y rescataron a los que se habían mantenido en el lugar. “Pensamos que no querían ayuda porque no nos habían preparado el sitio”, explicaron los pilotos…

Así es la espera. Esperar al Salvador es hacer sitio para que llegue y señalar claramente mi presencia necesitada. Pero con frecuencias buscamos respuestas sin abrir sitio, sin limpiarlo, o a glope de prender fuego y enfadarnos por la faltas de auxilio.

Pensemos bien. En nuestra vida hay miles de claros que nosotros abrimos una vez, y los dejamos llenos de escombros. Venenos para la esperanza. Después de esperar un cambio social o espiritual, nosotros mismos lo llenamos de venenos de esperanza: ¡es imposible! ¡esta gente nunca cambiará! ¡No hay nada que hacer!

Hoy invitamos a identificar y quitar estos venenos de la esperanza . Como herramienta para este quitar mental y espiritual, la Palabra: “Para Dios nada hay imposible” 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: