Caminito de Belén

Vamos a buscar dónde es que nace Jesús en esta Navidad

Día 8: NO a las fuerzas centrífugas

en 8 diciembre, 2013

8

El tercer paso de cada etapa es avanzar en el cambio profundo con un decidido NO con fuerza de confrontación y liberación. Vamos a hacer hoy un gesto importante por la vida de familia como fuente de alegría en el camino hacia Belén.

Para explicarlo vamos a unir filosofía latina y mecánica celeste. Y seguro que entenderemos. ¿Preparados?

La fuerza del amor y el equilibrio de las órbitas

Primero San Agustín. Un entusiasta buscador de la Verdad, apasionado hasta el extremo en el amor. Con una larga historia de búsqueda de ambos, hasta encontrarlos en Dios. Entonces escribe en sus Confesiones:

Amor Meus Pondus Meum

Amor Meus Pondus Meum

Amor Meus Pondus Meum: illo feror, quocumque feror” que traducido significa: El amor es mi peso; por él voy dondequiera que voy. Es decir: el amor es la fuerza fundamental que atrae mi vida (como lo es el peso que atrae a todos los cuerpos hacia el centro de la Tierra). Por eso eso yo voy  hacia donde quiera que el amor vaya. Eso es lo que explica que, si amo los momentos de paz en plena naturaleza, ya puede decirme el doctor que estoy resfriado y no me conviene, que seguro que muy pronto me iré para allá. Y si amo a una persona, mi vida se pondrá a girar en torno a ella, a su valores, sus metas y su bienestar.

Explicada esta maravillosa intuición de San Agustín de Hipona, pasamos a la segunda parte. La mecánica celeste clásica, la que nos regaló Isaac Newton. En contra de las suposiciones populares, Newton descubrió que un cuerpo que no está sometido a ninguna fuerza sigue su movimiento uniforme, recto, a velocidad constante. Para que varíe, debe influir sobre el cuerpo una fuerza. Pues bien, esta ley aplicada a las estrellas, planetas y satélites, se ejercen ineludiblemente una fuerza de atracción entre ellos: la gravitación. Y esta fuerza es la que explica que nosotros estemos orbitando alrededor del Sol, y la Luna o los satélites artificiales alrededor nuestro.

Orbital_motion

Velocidad y aceleración en una órbita circular; Fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/Orbit

El conjunto de astros y planetas viven su complejo movimiento con celestial armonía deido a la influencia de todos sobre todos, unos más pesados, otros más cerca, sumando sus fuerzas y determinando su movimientos con la belleza que podemos admirar todas las noches en el firmamento.

Advertimos por último que estos movimientos y fuerzas pueden llevar a órbitas circulares (caso muy raro), elípticas y, en caso de que la atracción sea débil o la velocidad muy grande, a la separación.

Descripción gráfica de una órbita elíptica, la que suelen hacer casi todos los cuerpos celestes. Fuente: http://www.astro.virginia.edu/class/oconnell/astr121/guide08.html

Descripción gráfica de una órbita elíptica, la que suelen hacer casi todos los cuerpos celestes. Fuente: http://www.astro.virginia.edu/class/oconnell/astr121/guide08.html

Decir no a las fuerzas que distancian

Podemos ya ahora unir las dos teorías. En nuestras relaciones, nos acercamos unos a otros por intereses, buscando ayuda, o simplemente conversación. Pero el amor es la fuerza fundamental que une las vidas de los seres humanos, y la única que puede mantener unida a la familia. El amor a los de mi familia es la fuerza de gravitación universal que nos mantiene unidos a través de los espacios y los tiempos.

Amor_En_Dios

Sin embargo, en la vida de cada día experimentamos múltiples fuerzas que nos mueven: trabajo, intereses, los estados de ánimo, planes y proyectos…

¿Esas cosas que vivo en el día a día fortalecen mi relación de pareja, de comunidad, de familia? ¿Contribuyen a acercarnos más unos a otros a través de lo que cada uno vive, comparte, aporta?

¿O hay cosas, sentimientos o personas que me desestabilizan, que me aceleran en direcciones distintas, que me empujan fuera de la órbita familiar? ¿Son fuerzas que nos disgregan y separan?

A lo mejor para crecer como familia no tengo que hacer muchas cosas nuevas, sino dejar de hacer algunas viejas…

Así pues, como seguramente hay muchas fueras centrífugas que he dejado crecer en mí, hoy voy a decir que NO a una de ellas. Voy a renunciar a ella. Quizás me duela dejarlo, pero como lo voy a hacer para vivir la alegría de ser familia…

Diré que no a un hobby que no comparto con los demás y en el que me refugio negativamente…

O diré que no a una actividad que he enfrenta a alguien de mi familia y lo hiere…

O quizás renunciar a una relación que tira de mí hacia fuera de mi familia (atención, parejas y consagrados…)

¿A qué diré hoy alto y claro, de corazón, con amor, NO?NOblue

 

 

Anuncios

One response to “Día 8: NO a las fuerzas centrífugas

  1. […] Día 8: NO a las fuerzas centrífugas dic […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: