Caminito de Belén

Vamos a buscar dónde es que nace Jesús en esta Navidad

Día 9: Siembro semillas de familia

en 9 diciembre, 2013

9En nuestra tarea de renovar la vida de familia para que renazca la alegría en nuestras vidas, llegamos al momento del Sí, del actuar positivo, del construir. Y la tentación es ponerse a hacer cosas sin pensar demasiado, sin la eficacia de un plan de cambio profundo. Dentengámonos un segundo antes de ponernos al trabajo, porque queremos que el pequeño gesto que hoy realizo me acerque por este camino hacia una nueva acogida de Dios que nace en el centro de mi familia.

La familia es sobre todo personas en relación de amor de entrega. Ahí está su secreto, su valor como riqueza de vida para cada una de las personas que pertenecen a una familia por lazos que no atan sino que liberan y ayudan a realizarse.  Sin un verdadero y profundo amor, las estrechas relaciones del núcleo familiar se convierten en simples  responsabilidades, compromisos, deberes, límites. Y entonces se produce la reacción natural de nuestro tiempo, establecer familias de vínculos frágiles, y en caso extremo alejarse de esta vida de familia que me ahoga y no me deja ser.

Por eso dice el Papa Francisco analizando los problemas actuales:

66. La familia atraviesa una crisis cultural pro-
funda, como todas las comunidades y vínculos
sociales. En el caso de la familia, la fragilidad de
los vínculos se vuelve especialmente grave por-
que se trata de la célula básica de la sociedad, el
lugar donde se aprende a convivir en la diferencia
y a pertenecer a otros, y donde los padres trans-
miten la fe a sus hijos. El matrimonio tiende a ser
visto como una mera forma de gratificación afec-
tiva que puede constituirse de cualquier manera
y modificarse de acuerdo con la sensibilidad de
cada uno. Pero el aporte indispensable del matri-
monio a la sociedad supera el nivel de la emotivi-
dad y el de las necesidades circunstanciales de la
pareja. Como enseñan los Obispos franceses, no
procede « del sentimiento amoroso, efímero por
definición, sino de la profundidad del compro-
miso asumido por los esposos que aceptan entrar
en una unión de vida total ». (Evangelii Gaudium 66)

¿Cómo puedo construir eficazmente mí familia para que sea más viva y más generadora de vida? Fortaleciendo o creando relaciones o lazos entre nosotros, lazos como fuerzas de cohesión que refuerzan nuestras órbitas comunes.

G12_Flower_SeedPor eso, en este Caminito de Belén voy a hacer mi parte aprendiendo un sencillo y pequeño método: sembrar semillas de familia. ¿Semillas de familia? Claro, si la familia está hecha de una tupida red de relaciones de amor, entonces la manera más sencilla de repoblar los claros de esta selva es sembrar nuevas semillas de relaciones. Y que estas relaciones den frutos de amor. Semillas de familia. Semillas que son muy pequeñas, aparentemente insignificantes, pero que contienen las más potentes fuerzas de vida en su interior. Basta que caigan en tierra buena y darán el treinta, sesenta o ciento por uno.

Siembro semillas de familia. Hoy haré algo sencillo en medio de mi familia. Algo que despierte diálogo, como poner un papel o una foto en la puerta del refrigerador. O algo que despierte agradecimiento como hacer un desayuno especial o poner la mesa antes que lleguen los demás.

Siembro semillas de familia. Hoy puedo establecer nuevos lazos con personas concretas de mi familia, con alguno con el que últimamente he compartido menos, con quien he sido más rutinario y menos cercano. Hoy le preguntaré a mi padre y me dedicaré a escuchar cómo le ha ido el trabajo. Hoy le comentaré a mi hermana adolescente una noticia u una opinión sobre su querido grupo One Direction, o sobre su cantante favorita, y dejaré fluir la conversación. Hoy plantearé el tema de fricción que tengo con mi madre de una manera más dócil. Hoy veré un rato del partido de fútbol conmi hermano y le preguntaré por los jugadores o celebraré con él los momentos espectaculares del partido.

Siembro semillas de familia. Semillas sencillas y auténticas de famila, porque empiezo por relaciones muy pequeñas, que en sí mismas perecen acabarse en un momento de cercanía o una alegría compartida. Pero con la gracia de Dios y la fuerza de amor que vive en el corazón de cada ser humano, estas semillas darán frutos de amor. Relaciones interiores donde a través de las cosas de cada día la vida del otro se hace parte de mi propia vida.

image

G12_Flowerpot_Plant

A sembrar semillas de familia. Al fin y al cabo, todos nacimos como familia de la siembra de amor de dos personas que unieron sus caminos con el gozo de amarse….

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: