Caminito de Belén

Vamos a buscar dónde es que nace Jesús en esta Navidad

Día 22: Defenderé la alegría

en 22 diciembre, 2013

22

La Alegría está amenazada. Lo sabemos  por la triste evidencia de muchos ambientes. Lo sabemos por las muchas situaciones de injusticia, opresión y sufrimiento que atenazan a muchos seres humanos, como recuerdan los dos documentos que hemos estado usando en este Caminito: La Alegría del Evangelio (2013) y Alegraos en el Señor (1975).  Nos vamos dando cuenta es que “el gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada” (La Alegría del Evangelio, nº 2 ).

Mi vivencia de la Navidad va a ser, este año, una opción decidida por Defender la Alegría y comunicarla en medio de situaciones que inducen a la tristeza, ya que “es precisamente en medio de sus dificultades cuando nuestros contemporáneos tienen necesidad de conocer la alegría, de escuchar su canto” (Alegraos en el Señor, nº 9). Debo construir un Nacimiento, un Belén de compromiso para el Señor.

Y vamos a explicarlo con un cuento que el autor publicó en un blog de reflexiones, Metaforos.Carita_Feliz_ODEM

Los Caballeros de la Alegría [Cuento]

El Reino de la Alegría se extendía sin problemas por docenas de leguas en medio de los otros reinos. Cualquier súbdito de Alegría tenía siempre a su disposición, cada día, enormes porciones de Razones para la Alegría, de diferentes tipos, que empleaban en cualquier situación para mantenerse en la Verdadera Alegría.

Un día, sin embargo, desaparecieron las Razones para la Alegría del Palacio de Rey. Ayer estaban en su sitio, pero al día siguiente el Rey no era capaz de encontrar razones para la Alegría. Permanecía triste y melancólico, sumido en la tristeza.

Los funcionarios reales comprobaron pronto que el robo se estaba produciendo en muchos lugares del Reino. La gente que antes valoraba las maravillas del tiempo se quejaba ahora de las inclemencias de las lluvias. La gente con un buen trabajo hablaba sólo de sus preocupaciones, y los que no tenían trabajo se desesperaban si confianza ninguna en alcanzarlo. Empezaban a verse los enfados en los atascos, y colas y atascos se multiplicaban por la falta de amabilidad de los conductores. Muchos muchachos retrasaban su vuelta a casa porque sus hogares ya no eran un lugar alegre.Carita Feliz hasta Enfado

  • – Majestad – le dijeron sus súbditos –  esta situación es insostenible, el Reino de la Alegría desaparece ante nuestros ojos, y la gente parece que no reacciona, si no es para quejarse y enfadarse por ello.

El Rey, que no estaba dispuesto a vivir sin alegría para él y para sus amados súbditos, decidió que era tiempo de contratacar. Así, una mañana especialmente fría y gris, el Rey del país de la Alegría convocó a sus caballeros y a todo el pueblo para decirles:

  • ¡Amigos! Todos saben que después de grandes esfuerzos, hemos llegado a vivir en paz y felices en nuestro reino. Tenemos buenas cosechas y hermosas canciones, hemos edificado escuelas y hospitales, y todos los súbditos del Reino viven con Alegría cada día.
  • Pero ahora, una terrible desgracia nos sucede. Los cinco reinos vecinos, el Reino de la Soledad, del Aburrimiento, del Cansancio, de la Tristeza, y el Sufrimiento,se disponen a atacarnos, mediante magia y encantamientos que consigan aislar nuestra alegría y arrebatárnosla.
  • Los sabios del Reino nos dicen que debemos reunir a los mejores caballeros, los mejores expertos en defender la alegría. Deberán defender con total entrega la Alegría que todavía no ha sido robada y averiguar cómo se producen estos asaltos para que todos nosotros, antigua gente de la Alegría fácil, aprendamos a mantenernos en la verdadera Alegría.

Así se fijó para el próximo Domingo el desfile y la selección de candidatos. Naturalmente, se presentaron muchos voluntarios: el juglar, el herrero, el carpintero…. Querían ser caballeros de la Alegría los nobles y los soldados, los profesores y los campesinos, los lavanderos y los artesanos. ¿Quién es verdaderamente capaz de defender la Alegría allí donde sufrimiento, tristeza, cansancio, aburrimiento y soledad atacan sin piedad?

Los sabios del Reino examinaron a todos los candidatos y discutieron sobre la estrategias a seguir con unas u otras habilidades. Finalmente, los sabios del Reino concluyeron que no podían armar un ejército de expertos en una u otra clase de alegría. Debían reunir a un grupo de caballeros con distintas habilidades y convencerlos de trabajar siempre unidos para defender la alegría. Y  la combinación perfecta de los caballeros de la Alegría es:Alegria_5_Caballeros_big

  • Un ERMITAÑO, capaz de vivir la soledad de la vida con esperanza.
  • Un ARTISTA, capaz de curar con su arte las heridas del cansancio y rutina.
  • Un HÉROE, capaz de luchar con valentía aún cuando parezca que la causa está perdida ante la tristeza.
  • Y un NIÑO, capaz de crear de nuevo la ilusión necesaria para que crezca de nuevo la alegría allí donde empezó el aburrimiento.
  • Empezaron con cuatro, pero con el tiempo, se dieron cuenta de que les faltaba el quinto Caballero con el elemento final: el SANTO, capaz de conectarse con Dios para que renazca la alegría divina cuando hay el sufrimiento.

Mi compromiso hoy es una Decisión inteligente. Voy a dedicar el día a montar mi estrategia de Caballero de la Alegría. Siguiendo la lógica del Caminito, doy sólo un pequeño paso, humilde y sencillo, pero en la dirección precisa, hacia una espera activa del Niño Dios que espero encontrar en Belén. A mi estilo, por mi camino. Sea cultivando la esperanza en Dios como ermitaño, sea como artista, como héroe, como niño, o como santo. O mi particular combinación vital.

Caballeros Alegria

Sonriendo  [Caminito 2011]

Sonriendo.
Sonriendo a la vida y sonriendo a mi familia.
Sonriendo al vecino con el que me cruzo todos los días.
Sonriendo a la muchacha bonita que espera su transporte en la esquina.
Sonriendo al funcionario, al busetero, al vendedor, al compañero malhumorado de trabajo.
Sonriendo al día lluvioso o soleado y a los vientos que me acarician en Su nombre.
Sonriendo incluso a lo que para mí es inconveniente y a lo doloroso; ahí me sonrío de mí mismo.
Paso por la vida sonriendo, inadvertido, luminoso, ligero, pequeño.
Sonriendo

¡Que esta siembra de sonrisas te llene de alegría!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: