Caminito de Belén

Vamos a buscar dónde es que nace Jesús en esta Navidad

Acerca de

Esta campaña “Caminito de Belén” parte de la experiencia común que tenemos muchos de vaciedad y tristeza que nos queda al final de las fiestas navideñas (aparte de los kilos de más por tanta comilona, y la cartera con telarañas).

La razón está probablemente en que no vivimos la verdadera Navidad, que es el nacimiento de Jesús hijo de Dios en el corazón de cada ser humano. Y no la vivimos porque no hacemos el camino hacia allí, creemos que con un poquito de oración y nuestra buena intención para el día de nochebuena y ya, todo vendrá a nosotros.

Sí, Él viene, y hace el camino desde el Cielo a la Tierra. Pero me pide que yo haga mi parte. Piénsalo así: Él sueña con entrar en tu corazón, pero necesita que le hagas sitio. Si lo tienes lleno de cachivaches, de ruidos, de rencores, de temores, de riquezas materiales, de sueños vacíos de gloria y pasiones llenas de tierra.

José y María, siendo los que eran, no se quedaron en Nazareth esperando el nacimiento de Jesús. Por un misterioso plan divino, ellos también tuvieron que salir de su casa, dejar sus seguridades y PONERSE EN CAMINO (Lc 2,1-7).

Lo bueno de esa joven pareja, y del pueblo judío en general, es que sabían mucho de ponerse en camino. Abrahám dejó su tierra fértil para aventurarse hacia lugares desconocidos bajo el impulso de Dios (Gen 12,1). Los hijos de José tuvieron que emigrar a Egipto dejando la tierra prometida empujados por el hambre. El pueblo aprendió a ser pueblo de Dios en el éxodo, caminando por el desierto cuarenta años hasta que aprendiera a vivir ligero, disponible, agradecido, siguiendo a Dios. Igualmente, siglos más tarde los supervivientes de Israel, alentados por los profetas, tuvieron que dirigirse al destierro en una situación de extremo dolor, para regresar cantando por un camino de salvación (Is 35,1-10). Y continuamente esperarán que algún día les visite Dios en persona, a través de su Mesías, y los salve definitivamente.

Nosotros nos lanzamos a esta aventura con el corazón ligero y con un firme objetivo: que esta Navidad, por la misericordia de Dios, sea una Navidad diferente, con el sabor de Dios y la experiencia de recibirle en el corazón.

Como se podrá comprobar, el estilo del texto evidencia el origen latinoamericano de su génesis, aunque el autor sea “español viejo”. La iniciativa nació de las experiencias pastorales y formativas que viví en la diócesis de San Cristóbal. Se sentía la necesidad de combinar la enorme fiesta social y familiar con la búsqueda de Dios y de renovación personal. Luego, ya en Caracas, la Pedagogía del Cambio Profundo y la Peregrinación al Corazón se han sentido como mucho más necesarias. A todo esto hay que añadir la propia experiencia personal, con la necesidad de Dios y de coherencia que se sienten en una cierta etapa de la vida.
Así, en las encrucijadas de la vida, nació la idea del Caminito de Belén, celebrado por primera vez en diciembre de 2009.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: