Caminito de Belén

Vamos a buscar dónde es que nace Jesús en esta Navidad

Día 2: Decidir y Decir: ¡Ésta es mi familia!

El segundo paso de cada etapa está dedicado a tomar una decisión firme y concreta. Todo un día para elaborar una decisión, asumirla y proclamarla ante los demás y ante uno mismo. Al inicio nos parece mucho tiempo para una simple decisión, y queremos pasar rápidamente a la acción, pero debemos fijarnos en la importancia de las buenas estrategias en la economía, en el deporte y en las batallas del pasado para alcanzar la victoria. Además, los modernos expertos de la filosofía cognitiva y del “couching” insisten en que nuestras convicciones deben tener raíces profundas para sostener acciones arriesgadas.Arbol Con Raices

Ayer contemplábamos el entramado de vidas que Dios nos ha regalado. Somos el fruto de una genealogía y los depositarios de una promesa para futuras generaciones. Así empieza el Evangelio según San Mateo: “Libro de la generación de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham: Abraham engendró a a Isaac, Isaac engendró a Jacob,…” (Mt 1,1-2). Una familia que se extiende por círculos concéntricos o formando intersecciones, que se difumina en los extremos hacia parientes que trato poco o hacia hermanos que están lejos: el tejido en el que Dios borda mi vida. Una familia con zonas brillantes y otras oscuras, con relaciones que me arropan y cuidan, y otras que me hieren profundamente.

Hoy tomo una gran decisión que debe servir de raíz a muchas de mis acciones en esta vida: ¡asumir mi familia!  No tanto el panorama general, sino el cúmulo de personas concretas y sus relaciones conmigo y con los demás de mi familia. Asumir mi familia me compromete a aceptar a cada uno de ellos, con sus virtudes y sus defectos, con lo que me regalan y lo que me exigen. Aceptarlos y aceptar estar unido a ellos con el compromiso del amor, porque estas pocas personas son el horizonte de mi existencia, mis prójimos (Lc 10,25-37).

La decisión que me acerca a Dios que me sale al encuentro recuerda al buen samaritano y a los discípulos del camino de emaús (Lc 24 13-35). El que puso Dios en mi camino, por un día o por una vida, ese es el prójimo al que debo invitar a entrar en mi vida.

"Quédate con nosotros" Bajorrelieve sobre el Camino de Emaús en el Claustro del Monasterio de Silos, España. La mirada reflexiva y el gesto de cambiar de camino para entrar en la casa son indicaciones de la disponiblidad del misterioso peregrino para entrar en nuestras vidas.

“Quédate con nosotros” Bajorrelieve sobre el Camino de Emaús en el Claustro del Monasterio de Silos, España. La mirada reflexiva y el gesto de cambiar de camino para entrar en la casa son indicaciones de la disponiblidad del misterioso peregrino para entrar en nuestras vidas.

¿Estás dispuesto a amar a tu familia? Entonces toma la decisión de mejorar alguna relación de las que forman tu familia más estrecha. Afina un plan para hablar más con éste, para compartir con él más íntimamente,… o mejor aún, decide las estrategias para curar las heridas que te distancian de aquel o de aquel otro.

El cualquier caso, piensa tu decisión. Los días siguientes, con constancia y con dedicación, podremos en práctica esta decisión  porque queremos cambiar. Mi familia se lo merece.

Anuncios
Deja un comentario »

Día 22: Buscar el sitio correcto

22Hay decisiones buenas y hay decisiones malas. Cuando nos jugamos poca cosa, podemos permitirnos estar tranquilos y no pensar mucho; pero cuando estamos tomando decisiones importantes, como por ejemplo el camino a tomar en medio de un bosque o la carrera que vamos a estudiar, entonces es importante cuidar mucho el proceso de decisión, porque un fracaso nos va a dejar muy lejos de nuestros sueños… o de la supervivencia.

Así pasa con la Navidad. La Navidad va a pasar, va a suceder, pero… ¿Nos acordamos de que Navidad es recibir a Dios en un niño recién nacido, es ir a verle y adorarle allí en un humilde establo, en el portal de Belén? Los reyes magos, por ejemplo, se fueron primero hacia Jerusalén, y sin más detalles de la estrella, se fueron a preguntar a un palacio, al palacio del Rey. Menos mal que los sabios de Israel los orientaron y les dijeron que allí perdían el tiempo. Tenían que buscar en el lugar que había elegido Dios, el lugar correcto.

¿Y cuál era el sitio elegido por Dios? ¿el sitio que hoy elige para esperarme, para encontrarme?

Buscamos a Dios arriba, y nos suele esperar abajo.
Creemos que el signo de Dios es el éxito final, y nos espera en el trabajo cotidiano.
Lo buscamos fuera, y está adentro.

¿Donde lo buscaré?

Deja un comentario »

Día 17: La decisión de amar

“Voy a amar”. Esta afirmación parece una tontería cuando mantenemos ese viejo esquema romántico de que el amor “viene cuando quiere y se va cuando se pasa”.
¡Pero es cierto! El amor es don y tarea, llega siempre como un regalo, pero me queda a mí la tarea de ponerlo en marcha, de lanzarlo y afianzarlo con cuidado y trabajo.

Porque el amor, gran regalo de Dios, es mi gran aventura, mi gran empresa, que me juego en las grandes relaciones y en los pequeños encuentros que haré hoy.
Vivir hoy con amor, esa es mi decisión, y los pasos de los días siguientes me ayudarán a perfilar “el arte de amar

Esta es la decisión del Caminito de hoy. Voy a construir una decisión sencilla y grande: vivir con corazón allí donde otras veces pasaba sin darme cuenta, con normalidad o con frialdad. Poner amor, poner corazón a las palabras, miradas y gestos que cruzaré en los encuentros casuales y a los que hago con los amigos, lo que nos diremos hoy en familia.

Lo intentaré. Es posible. Amar a la persona que aparezca delante de mí. Sin más.

Nunca está de más fijar con el arte las decisiones del corazón:

2 comentarios »

Día 12: ¡Vencerá el bien!

12

Imagínate que, en medio de una travesía por el mar, tu barco se hunde y te quedas sólo en una balsa en mitad del océano. Al amanecer sólo contemplas un inmenso horizonte de olas y viento, y tu cabeza te dice que estas a miles de kilómetros de la costa, apenas tienes provisiones y el agua potable te bastará para muy pocos días.

Esas fueron las condiciones en las que se encontraron personas como Steven Callahan o  Poon Lim. El primero consiguió sobrevivir 76 días en un bote hinchable. Poon Lim, marinero durante la Segunda Guerra Mundial, consiguió sobrevivir en una miserable balsa durante ¡133 días!

Sus relatos cuentan cómo la superviviencia depende tanto del ingenio para conseguir pescar y recoger agua de lluvia, como de la fuerza de la esperanza de ser rescatado algún día. Esta esperanza es puesta a prueba duramente con cada tormenta y herida y, sobre todo, cuando pasan cerca barcos que no llegan a verlos y recogerlos. Sólo la férrea disciplina de mantenerse luchando y esperando puede mantenernos vivos y a flote.G12_RPG

La esperanza nos ancla firmemente a aquello que esperamos. Pero a diferencia de un sueño o un deseo sencillo, la esperanza contiene convicciones y fuerzas de transformación, que se convierten en escudo y espada para mantenerme en el combate de la vida.

Hoy, tras pasar el primer día de la esperanza preguntándome qué le pasa al mundo y dónde están los signos de la victoria de Dios,  voy a dedicar mi tiempo del caminito a un ejercicio aparentemente banal, pero de una extraordinaria importancia: desempolvar, renovar y afilar mi convicción de que al final triunfará el bien.

Si me fijo bien, todos tenemos esa idea un poco ingenua y optimista en la cabeza, pero como ya dijimos, eso no basta para la esperanza. Hay que cuidar y alimentar esta esperanza con los signos de los tiempos, y afilarla con el roce con las dificultades y los obstáculos para el bien, que irán dando forma y filo a mi convicción hasta hacerla verdadera esperanza vital.

Hoy miro el mundo, repaso mis proyectos y ante las dificultades de cualquier tipo saco a relucir mi tarea de hoy: ¡Vencerá el bien!Finder

Deja un comentario »

Día 7: Voy a ser un regalo

7

El segundo paso de cada etapa es decidir y decir, crear planes y caminos para mi vida. Eso significa ser capaz de visualizar una nueva realidad que todavía no está ahí, e inventar caminos para trabajar hasta hacerla real.

Mi pequeño paso de hoy hacia el encuentro con Jesús es muy sencillo: renovar mi entrega de fe. Decírselo a él, una vez, muchas veces: creo en ti, Señor, creo en ti, Señor. Creo en ti.

San Ignacio de Loyola preparó una oración para entregarse profundamente a Dios. Él la ponía en un contexto muy solemne, ante la corte celestial, y como una respuesta a la invitación de Jesús de acompañarle en la gran aventura de conquistar el mundo para Dios. Entonces se respondía:

“Tomad Señor y recibid
todo mi amor y mi libertad,
mi inteligencia y mi voluntad,
todo mi haber y mi poseer.
De Vos Señor lo obtuve,
a Vos, Señor, lo torno.
Todo es vuestro.
Disponed de ello a vuestra entera voluntad.
Dadme vuestro amor y gracia,
que eso sólo me basta”

Díselo hoy al Señor. Haz de este día de decisión un acto de fe: una entrega total a Dios, entrega de la voluntad y  el afecto, entrega de lo que soy y lo que tengo. Es la decisión que cambia la vida, la decisión que abre caminos para los largos viajes que me esperan.G12_Flowerpot_Plant

Deja un comentario »

Día 2: El gran paso es un pequeña decisión

2

La conversión, la fe, la esperanza, la caridad. La Paz, el agradecimiento, la perseverancia, la humildad. La sabiduría, entendimiento, ciencia, consejo, fortaleza,.. Los regalos de Dios tienen una curiosa dinámica, pues son verdaderamente regalos que vienen de Él: gratuitos, nuevos, sorprendentes, Así es el ánimo que recibo cuando ya no me quedan fuerzas o el cambio inesperado cuando todo parecía perdido. Pero al mismo tiempo requieren mi cooperación, mi compromiso. De esta manera asumo los dones de Dios como parte real de mi vida.

Cambiar de verdad, de corazón, es un regalo de Dios. Mi parte es dar un pequeño paso. Hoy no voy a hacer como siempre, proponerme de repente ser buen hijo, ser buen ciudadano, no pelearme con mis hermanos, no dejar la tarea para otro día,…
Hoy en mi camino de Belén, voy a dar un sólo paso. Una decisión pequeña. Sólo una. Sencilla. Algo que pueda hacer todos los días. Y que sea parte del cambio, de la conversión que Dios me da: que ponga un poco de paz a mi vida, que me permita hacer el bien, que me enseñe a amar.

Hoy mi pequeño paso es simple: decido, por ejemplo, rezar por las noches antes de dormir. Ordenar mi escritorio cada mañana. Intentar hablar cada día con una persona con la que nunca hablo.

Y al hacer cada día ese pequeño gesto doy mi pequeño paso para que crezcan en mí el gran regalo de Dios.

angel128

El 21 de julio de 1969, Neil Armstrong, desciende por las escaleras del Módulo Lunar “Eagle”. Una vez activada la cámara de TV, describe a Houston lo que ve, y al pisar el suelo , dice la famosa frase: “Un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la Humanidad”.

Deja un comentario »

Día 22: Renuevo mi lenguaje

Dice un antiguo refrán castellano:

De la abundancia del corazón habla la boca

Si mi lenguaje está lleno de impurezas, de violencia verbal, de desprecio, ¿cómo puede estar mi corazón?
Si mi lenguaje no reconoce a los otros con sus nombres, y en su lugar uso apodos, giros de moda (“¡Eh, tú, pelao!”, “¿Qué pasa mar…?”). Si mi trato usa la distancia de las funciones: Licenciado, Profe, Doctor,… podré ser muy cortés o muy grosero en uno de los dos casos, pero… ¿mi corazón se abre limpiamente al otro en cada encuentro?

Hoy vamos a hacer una cura lingüística. Es una técnica experimental de cierto riesgo. Puedo cambiar solo por fuera y terminar con un síndrome agudo de hipocresía. Pero puede tener éxito, y que el cambio exterior del lenguaje suscite y desate un cambio interior del corazón.


 Voy a cuidar mi lenguaje. Voy a limpiarlo de violencia y de groserías.

Pero también lo voy a limpiar de términos distanciadores como los títulos y las funciones.
Y también voy a eliminar las palabras genéricas que usamos los jóvenes y sirven para todo, y al final nos dejan tan pobres para lo importante: ¡super! ¡chévere! ¡calidad! ¡de que te c…!.
Limpiaré mi lenguaje, con la esperanza de que se limpie así mi corazón.

Deja un comentario »

Día 17: Voy a usar el corazón

En una bellisima canción de Mercedes Sosa afirma: “cuando todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi corazón”.

Esta es la decisión del Caminito de hoy. Tras preguntarme qué cosas tocan mi corazón, hoy voy a construir una decisión sencilla y grande: vivir con corazón. Ponerle corazón a las cosas de cada día, a los momentos de trabajo y a los de descanso, a los encuentros casuales y a los que hago con los amigos más cercanos.

Este gran deseo, forjado a lo largo de Camino, se va a concretar hoy porque voy a seleccionar un área sencilla, pequeña, para comprometerme en el cambio, para que broten nuevas hojas de vida.
image

  • Voy a ponerle corazón a la colaboración en casa que me pide mi madre.
  • Voy a ponerle corazón a la relación con mi hermano/a mayor.
  • Voy a ponerle corazón al reto laboral o deportivo en el que estoy metido sin avanzar del todo.
  • Voy a ponerle corazón al aprender cada día.
  • Voy a ponerle corazón a todas las promesas que hice de orar en serio, de estar con Dios…

Allí donde decida voy a poner en marcha el corazón. Sintiendo, valorando, actuando.

Deja un comentario »

Día 12: ¿Indignado… o dignado?

El mercedario José Ignacio Postigo hizo hace poco un “Manifiesto de un Indignado”, en el que concluye que:

No hace falta ser un lince para descubrir la libertad y la dignidad del ser humano amenazada, pisoteada, vulnerada, arrebatada en mil lugares y de mil maneras diferentes.

Esa es la base del movimiento de los indignados, prolongado ahora con el #Occupy, que nos recuerda la importancia de indignarse ante la inmensa opresión que provoca el sistema actual de bancos y riqueza global incluso en medio de la crisis.
Este primer paso, indignarse, es importante (momento del ver, del preguntarse). Pero más importante es el siguiente, el de dignarse a hacer algo en pro de la dignidad vulnerada. A este respecto escribe el mercedario:

…Por eso, habrá que dignarse. Habrá que dignarse a decir, como mercedarios, una palabra desde nuestras aulas. Habrá que enarbolar la bandera de esta palabra libre que se nos ha ofrecido para esparcirla como buena semilla en los corazones de quienes nos escuchan […] Habrá que dignarse a convencerles de que deben protegerse contra la fría intemperie publicitaria y manipuladora […] Habrá que dignarse a proclamar, ante nuestros queridos alumnos, que los seres humanos estamos por encima de todas las máquinas, del valor de los mercados, de los tantos por ciento de hipotecas…

(Texto publicado en el blog Tecnomapas del Profesor Pachús Montero: http://tecnomapas.blogspot.com/2011/07/manifiesto-de-un-indignado.html )

Hoy, desde mi indignación por todo lo que le pasa al mundo, decido dignarme a cuidar de la dignidad humana. Tomo un decisión, pequeña, de compromiso alternativo, algo que me ponga en la corriente minoritaria, pero real, de la lucha por la dignidad humana.

1 Comentario »

Día 7: Voy a ser un regalo

El segundo paso de cada etapa es decidir y decir, crear planes y caminos para mi vida. Eso significa ser capaz de visualizar una nueva realidad que todavía no está ahí, e inventar caminos para trabajar hasta hacerla real. José Antonio Marina, el más lúcido pensador a este lado del siglo, afirma que el hacer proyectos es la herramienta básica que caracteriza la inteligencia humana.
Desgraciadamente, esto lo entendemos y lo aplicamos para añadir un baño a la casa o plantar un árbol ante la puerta. Incluso a veces hacemos planes para cuadrarnos a esa muchacha o para convencer a mis padres para que me dejen salir el fin de semana. Pero lo realmente importante, las relaciones con los otros, lo dejamos a las fuerzas de la buena voluntad, o de la espontaneidad.


Mi pequeño paso de hoy hacia el encuentro con Jesús es practicar los planes con las personas. Voy a decidir mejorar mi relación con alguien cercano, con mi mamá, con un hermano en especial o con un amigo determinado.
Me decido por una relación en concreto. Por una persona, con su nombre, sus alegrías y tristezas, sus deseos y sueños.
Voy a ser un regalo para él o para ella. Tengo todo el día para construir mis planes de astucia y amor: ¿Cómo voy a mejorar mi relación? ¿Qué acciones pueden ser un regalo para esta persona? ¿Qué etapas o fases voy a seguir para darle un gran cambio a esa relación? ¿cómo hacer para que su vida mejore, pero a su manera, no a la mía?
Todo un día para planear el bien. Para diseñar el camino del amor.
Así, conseguiré que mi vida sea un regalo para él/ella.

Deja un comentario »