Caminito de Belén

Vamos a buscar dónde es que nace Jesús en esta Navidad

¿Preguntar bien es un arte?

wpid-Pregunta.pngEl primer paso del método del cambio profundo es preguntarse, pensar y mirar. No es tomar decisiones y hacer respuestas. Es alimentar el mundo interior de preguntas cuestiones, inquietudes, intuiciones, del que surgen las nuevas convicciones y nacen las decisiones profundas y los cambios auténticos.

Para ello, hoy, nos preguntamos. Navegamos con paz el océano de experiencias sin encallar en los arrecifes de las ideas preconcebidas, sin encallar en los arenales de la autocrítica fácil  ni entrar en los puertos de las teorías seguras. Vamos más allá de las tierras conocidas, navegando en medio de los vientos y las olas de las vivencias cotidianas por la inmensa mar oceana de la vida que Dios me ha dado para vivirla.

Al mantener con valentía la búsqueda me convierto en un peregrino, un navegante, un viajero, ligero de equipaje, sensible a todo viento y bajo todo cielo… (*)

Busqueda_Verdad

No encalles en respuestas fáciles ni te refugies en teorías sobre qué es lo normal. Se libre. Atrévete a preguntar, a preguntarte, y deja que tu pensamiento se dispare hacia la verdad.

 

Deja un comentario »

Segunda etapa: caminamos juntos

Este Camino hacia Belén va por la senda de la familia. La primera etapa, En mi Familia,  se ha centrado en visualizar a mi familia y asumir que ella es mi camino hacia Dios (y mi camino hacia la humanidad). La segunda etapa es sencilla:

En mi Familia… Caminamos juntos.

FavouriteEl centro de la vida familiar de casi todos está en las personas con las que vive cada día, con las que come y charla cada día, con las que planifica el día y comparte la economía. Cierto, muchas veces tenemos que vivir lejos de la familia por razones de estudio o de trabajo: entonces nos damos cuenta con más fuerza todavía de la importancia de la familia, lo mucho que la necesitamos y lo poco que la cuidamos. Normalmente tengo bien claro quien es mi familia, incluso y sobre todo cuando estoy peleado con ellos. No sucede lo mismo con los amigos o los compañeros de trabajo, con los que a veces

Esta gente es mi familia por dos características muy especiales: una,   los lazos firmes que me ligan a ella y, después, el cariño que -normalmente- vivimos en esas relaciones.  Curiosamente, las dos características se alternan, de manera que cuando el cariño que nos une está en crisis siento con más fuerza los lazos que nos atan, y cuando vivo con normalidad la convivencia diaria, comparto techo y comida, y vivo sin muchos contrastes las obligaciones que trae la relación, entonces el cariño queda a veces bastante deteriorado.

El reto de una familia es crecer en la relación mutua y al mismo tiempo crecer en cariño. El peligro que corremos al promover el cariño y la cercanía está en caer en dependencias u opresiones. En esas circunstancias descubrimos sin lo que nos une es el verdadero amor, o una versión adulterada por la costumbre o el interés.

En esta segunda etapa del Camino de la familia vamos a trabajar el elemento clave de esta relación firme y cariñosa que nos convierte en una verdadera familia: el estar juntos de manera activa y vital. Por eso usamos esta bella metáfora: caminar juntos. Como Jesús y sus discípulos por los caminos de Galilea. Como en el camino de Emaús. Como Abraham acompañando a sus tres huéspedes.

No es tarea fácil. Muchas veces nuestra casa es el cruce de caminos donde nos reunimos para pasar la noche, mientras que cada persona y cada corazón van por su propio camino. Sin saber demasiado del otro, sin compartir penas ni alegrías con los otros. En soledad…

¿Por qué trabajar con el método del Cambio Profundo el estar juntos activa y vitalmente?

  • Porque caminar juntos requiere mucho valor cuando tengo que renunciar a “un mi camino” para seguir el camino de otro.
  • Porque caminar juntos me exigirá dedicar mucho tiempo a comprender qué quiere el otro, además de dejarle a él ver y sentir lo que yo quiero hacer.
  • Porque caminar juntos requiere acompasar el andar y la inquietud. No basta estar en el mismo camino. Hay que elegir el mismo ritmo, cosa que con gente de distintas edades e intereses resulta difícil y, a veces, agotador.
  • Pero, sobre todo, porque se necesita caminar juntos para que podamos dialogar, discutir, compartir, compadecer y alegrarnos los unos por los otros…

Necesitamos caminar juntos. Por eso… ¡Feliz segunda etapa!Huellas_Muchas

Deja un comentario »

Preparando un nuevo camino de Belén

Estrella Mini¡Dios quiso nacer entre nosotros! Esta experiencia es el centro de la Navidad y desde este blog queremos vivir todo su significado. Por eso vamos a preparar pronto un nuevo caminito de Belén que nos lleve al encuentro con ese Dios que viene desde los cielos infinitos hasta la realidad de nuestra vida.

Les esperamos dentro de poco cuando este blog despierte de la hibernación anual y recupere su actividad decembrina.

Caminito de Belen_2011_compacta2

1 Comentario »

Quinta Etapa: El regalo más grande…

Tanto si acabas de llegar por causalidad a este blog, como si has seguido esta iniciativa desde los primeros días, te invito a mirar hacia atrás, al plan de trabajo de estos días:Tablero2012_c_1400px

Hemos recorrido el “Camino de Belén” buscando a Dios desde sus regalos. Es lógico, ¿no? también es el camino normal que recorre una persona enamorada para conocer a su pareja: explorar lo que le agrada y fascina del otro, lo que le mueve el piso. De una manera parecida, es lo que hace un hijo con su mamá: busca sus cuidados, sus caricias y sus consejos. Es cierto que también asume sus reprimendas; es cierto que no se aparta de ella cuando llega algún castigo…  Pero sigue siendo cierto que en el centro de una relación de amor está el gozo de recibir dones materiales y espirituales, verdaderos regalos de vida.Pesebre_V1

En esta quinta etapa vamos a centrarnos en el regalo de la persona. De la persona de Jesús, el que nace pobre y humilde en Belén, el que es tu regalo para esta Navidad.

Deja un comentario »

Cuarta Etapa: Caridad perfecta

Seguimos buscando a Dios por el camino de los regalos que Dios nos va dejando en nuestras vidas. A estas alturas, estamos empezando a intuir la dinámica de la llamada de Dios: una llamada para la vida, a través de lo mejor de la vida misma… y desde la gratuidad del Amor de Dios.Amor_En_Dios

En esta cuarta etapa del caminito estoy invitado a buscar y asumir el gran regalo de Dios para mi corazón: la experiencia del amor.Tablero2012_c_1400px

Según la oración de San Francisco que nos sirve de guía, el don que sigue a la esperanza cierta es el de la caridad perfecta. Es el don que más le compete, pues según la Primera carta del Apóstol San Juan, “Dios es amor” (de caridad).

Para emprender esta nueva aventura, debemos tener muy claras dos cosas muy sencillas:

  • Primero, que según la experiencia de muchos, el amor no es un sentimiento (o “mucho más que un sentimiento” DCE 17). De hecho, se puede amar sin sentir nada, o con sentimientos bastante molestos y contrarios a la idea del amor.
  • Segundo, que lo que importa en el amor no son las vivencias sino la entrega: cómo doy de mi tiempo, e mis planes, de mí mismo… porque amar es dar, o mejor, es dar-se, dar la vida por el bienestar y la felicidad del otro.

Que disfrutes la búsqueda y que te prepare para que puedas recibir a Jesús en el Belén de tu corazón, un Belén de Amor.

2 comentarios »

Segunda etapa: Fe recta

Iniciamos la segunda etapa en el Camino de Belén. Un nuevo aprendizaje para recoger y revalorizar un regalo que Dios nos da para buscarlo y encontrarlo.G12_Flowerpot_Plant

Hay una escena muy significativa en los Evangelios de la Infancia, Es la que  cuenta la primera aparición pública de Jesús: cuando sus padres lo fueron al templo, aprovechando que Belén está a sólo 8 km de Jerusalén, para presentarlo al Señor con su humilde ofrenda, sólo Simeón, que aguardaba la llegada del Mesías, y Ana, la anciana profetisa, reconocieron en aquel niño al salvador. Los otros cientos de peregrinos pasaron al lado de la joven pareja y continuaron con sus vidas  sin percatarse de que María y José llevaban en brazos la presencia salvadora del Hijo de Dios. Es lo que pasó en toda la vida de Jesús: lo vieron, pero no lo reconocieron; lo oyeron predicar, pero no lo escucharon; se cruzaron con él en las calles, pero no se encontraron con él.

Encontrar a Jesús, encontrar a Dios, requiere fe. Y la Iglesia ha sostenido siempre que la fe es un don de Dios, uno de los grandes dones de Dios. Junto con la esperanza y la caridad reciben el nombre de virtudes teologales, es decir, las fuerzas vitales que nos ponen en relación con Dios.

Vamos a buscar el gran regalo de Dios: la fe, esa fuerza interior que nos pone en comunión con Él y abre la puerta a la justificación, a la vida teologal y a todos los dones de Dios.

Por eso, si nos hemos decidido a seguir el caminito de los regalos de Dios, la fe ocupa el primer y destacado lugar,

Deja un comentario »

Primera Etapa: A Belén por los regalos de Dios (fe)

Corazon preocupadoPinta sin salirte de la línea, copia esas letras, chuta más fuerte, cómetelo todo, esfuérzate más, ¿qué es lo que has hecho? ¿no ves que está mal? ¡hazlo mejor! ¡no te quejes! ¡no llores!

Toda mi vida me han pedido mejoras y cambios desde la exigencia, apuntando a mis errores y apelando a la vergüenza, excitando mi competitividad, pintándome panoramas de éxito o infiernos de vida desperdiciada…

Y así he sustituido un esfuerzo por otro, un pequeño éxito por la siguiente tarea sin estar nunca satisfecho, sin que lo logrado sea nunca, nunca suficiente.

Corazon_Feliz¿Será que Dios actúa así? ¿Será que el viejo esquema de compromiso-pecado-castigo-arepentimiento-compromiso… es la única y vieja respuesta de Dios?

¡Pues no! Los profetas anunciaron inmensos regalos de Dios que Él nos dará por fidelidad a su amor por nosotros: “…si no somos fieles, él sigue siendo fiel, porque no puede negarse a sí mismo. (2 Tim 2,13).

Tú, Señor nos revelas que “con lazos de ternura, con cuerdas de amor, los atraje hacia mí; los acerqué a mis mejillas como si fueran niños de pecho; me incliné a ellos para darles de comer” (Os 11,4).

Regalos Empecemos a preparar la Navidad como lo que es realmente: el regalo de Dios. Y eso significa que el camino que lleva a Belén está hecho de ese mismo material, porque al llegar la plenitud de los tiempos Dios ha enviado a su Hijo Único porque porque “él nos amó primero” (1 Jn 4,19).

La primera etapa del camino de este año es acostumbrarse a recibir los regalos gratuitos de Dios, con brazos abiertos, con humildad profunda, con agradecimiento sincero…en síntesis, “basta que tengas fe” (Mc 5,36) “para que nuestra alegría sea completa” (1 Jn 1,4).

Ese el el signo de la navidad: el regalo que Dios da.

Candelas_Fondo_Transparente

Si quieres recordar qué es el Caminito de Belén, consulta la entrada de invitación del año pasado.

5 comentarios »

Parábolas para el Camino

Este blog del Caminito de Belén está a punto de ponerse en marcha con las reflexiones de cada día. Sin embargo, queremos recordar el blog matriz que durante todo el año presenta los materiales de cuentos, historias y enseñanzas de todo tipo:

Metáforos

Blog de reflexiones, cuentos y enseñanzas

El blog Metaforos pretende explorar las referencias simbólicas, vitales y espirituales que se esconden en los pliegues de la realidad cotidiana. Nace de la enseñanza de la vida cotidiana en un Colegio y, desde la humildad de la reflexión personal, quiere aportar un granito de vida y sabiduría a la vida de los que ns cruzamos en las intersecciones del ciberespacio,

 

 

Deja un comentario »

El Tablero de Juego!

Aquí está el tablero de Juego del Caminito 2012. Como se explica en la hoja básica (en PDF), este año buscamos a Dios a través de su regalos: la conversión, la fe, la esperanza, la caridad, y, finalmente, descubriremos que todo eso era en realidad una manera de acercarme a él, que es el verdadero regalo.

Deja un comentario »

Entre Navidades

Entre dos navidades hacemos un alto para recordar lo que decimos en esas fechas: podemos vivir como si cada día fuera Navidad. Si hicimos el Caminito del año 2001, la presencia de Dios y el compromiso con la realidad que Dios me ha dado deben estar dando frutos (no milagros ni maravillas, sino frutos).

Nos vemos pronto, en unos meses, cuando hagamos juntos el “Caminito de Belén 2012“.

 

Deja un comentario »