Caminito de Belén

Vamos a buscar dónde es que nace Jesús en esta Navidad

Día 21: ¿Está la puerta de mi corazón abierta?

21

Vivimos pendientes de lo exterior.
De qué sirve que vista bien, que dedique horas a estar delgado, a tener un bonito cabello o a lucir las pulseras lo relojes a la moda de ahora, su mi corazón está en tinieblas, retorcido sobre sí mismo en egoísmo y dolor.

Por eso hoy voy a dedicarme a pensar esta simple pregunta:

¿Está la puerta de mi corazón abierta para él?

¿Está la puerta abierta?

Como ya hemos aprendido, no se trata de dar una respuesta rápida, sobre todo si es un ingenuo “claro, todo para él, Jesús es mi todo, etc. etc etc.”. Hoy vamos a sentarnos, como decían los monjes del desierto, a la puerta del corazón para observar.
Observa, como canta la canción, quién llama: “¡Pom! ¡Pom! – ¿Quién es? …¡Abre la muralla!”. Y observa a qué pensamientos o mociones dejas pasar.
Portada_2011_12_FINAL_mini
Con el tiempo se reconocen las invitaciones de Dios, que llevan al bien, y las seducciones del enemigo, que nos tientan para el mal. Entonces es cuando se puede tomar partido para cultivar lo que los monjes del desierto llamaban “la guarda del corazón” (Tomas Ŝpidlick).
Y date cuenta de la realidad: ¿de qué manera, de qué forma, esta la puerta de mi corazón abierta a Jesús que quiere nacer de nuevo ahí?

 

NOTA: En caso de que descubras con sinceridad que está bastante cerrada, y el corazón ocupado por otros inquilinos, no te preocupes. Este camino te ayudará para hacer un allanamiento de morada y permitir que Dios okupe lo que es suyo.
(O en términos bíblicos: Jer 31,31ss; Ez 36,25ss; 2 Co 3,3ss)

 

 

 

Anuncios
Deja un comentario »

Día 13: Ahorro problemas (esperanza activa)

13Hoy, en nuestra migración espiritual hacia el centro de la Navidad (el encuentro con Cristo), es día para Quitar y Cambiar. Día para decir activa y positivamente NO en bien de mí mismo y del mundo.

La gran esperanza cristiana es saber que gracias a Dios al final vencerá el bien, y saber algo de este bien porque ya hemos empezado a disfrutar los grandes bienes de Dios: la comunión con Dios Trinidad, la bondad, la paz interior y exterior, la justicia social y la nueva civilización del amor… Pero en el momento presente “necesitamos tener esperanzas –más grandes o más pequeñas–, que día a día nos mantengan en camino.” (SS 31). Ante un mundo en el que todavía destaca el egoísmo, la violencia y el sufrimiento sin sentido, nuestra esperanza se vuelve compromiso activo por el bien. Nos lanzamos pues al trabajo de la transformación del mundo y del propio corazón, al empeño por defender la dignidad humana, a la lucha por la libertad y la justicia.

El plan de hoy es muy sencillo, aunque exige una gran humildad. Mi aportación hoy para cambiar el mundo será dejar de hacer una cosa que me distancia de la realidad, o una evasión que retarda mi compromiso. Algo pequeño y sencillo, que pueda mantener con facilidad por este tiempo y, si el resultado es bueno, más allá.

  • Puede ser en las palabras: voy a dejar de usar calificativos con esta persona, o eliminar de mi boca esta palabra, o voy a dejar de ignorar a un compañero,…
  • Puede ser en las costumbres personales: voy a dejar de abrir la nevera a todas horas, voy a dejar de ponerme tareas que no voy a cumplir, voy a dejar de perder el tiempo en internet, voy a dejar de tomar la bebida “XYZ” que sé que no me hace bien,…
  • Puede ser en las relaciones sociales:  voy a dejar de mentir sobre este tema a mi familia, voy a dejar mi infidelidad con esta persona, voy a dejar de ver televisión o el teléfono cuando hable con gente que quiero,…

AtardecerApure1600

Experiencia: las tres mejores acciones para mantener la barca a flote son: no sobrecargarla, no meterla por rápidos y zonas con arrecifes, y sacar el agua que entre dentro. Quitar más que poner. Así de simple.

¡Ánimo y adelante!G12_RPG

Dice el papa Benedicto XVI en su Encíclica “Spes Salvi”:

“,,,nuestro obrar no es indiferente ante Dios y, por tanto, tampoco es indiferente para el desarrollo de la historia. Podemos abrirnos nosotros mismos y abrir el mundo para que entre Dios: la verdad, el amor y el bien. Es lo que han hecho los santos que, como « colaboradores de Dios », han contribuido a la salvación del mundo (cf. 1 Co 3,9; 1 Ts 3,2). Podemos liberar nuestra vida y el mundo de las intoxicaciones y contaminaciones que podrían destruir el presente y el futuro. Podemos descubrir y tener limpias las fuentes de la creación y así, junto con la creación que nos precede como don, hacer lo que es justo, teniendo en cuenta sus propias exigencias y su finalidad. Eso sigue teniendo sentido aunque en apariencia no tengamos éxito o nos veamos impotentes ante la superioridad de fuerzas hostiles. Así, por un lado, de nuestro obrar brota esperanza para nosotros y para los demás; pero al mismo tiempo, lo que nos da ánimos y orienta nuestra actividad, tanto en los momentos buenos como en los malos, es la gran esperanza fundada en las promesas de Dios.” (SS 35)

Deja un comentario »

Día 12: ¡Vencerá el bien!

12

Imagínate que, en medio de una travesía por el mar, tu barco se hunde y te quedas sólo en una balsa en mitad del océano. Al amanecer sólo contemplas un inmenso horizonte de olas y viento, y tu cabeza te dice que estas a miles de kilómetros de la costa, apenas tienes provisiones y el agua potable te bastará para muy pocos días.

Esas fueron las condiciones en las que se encontraron personas como Steven Callahan o  Poon Lim. El primero consiguió sobrevivir 76 días en un bote hinchable. Poon Lim, marinero durante la Segunda Guerra Mundial, consiguió sobrevivir en una miserable balsa durante ¡133 días!

Sus relatos cuentan cómo la superviviencia depende tanto del ingenio para conseguir pescar y recoger agua de lluvia, como de la fuerza de la esperanza de ser rescatado algún día. Esta esperanza es puesta a prueba duramente con cada tormenta y herida y, sobre todo, cuando pasan cerca barcos que no llegan a verlos y recogerlos. Sólo la férrea disciplina de mantenerse luchando y esperando puede mantenernos vivos y a flote.G12_RPG

La esperanza nos ancla firmemente a aquello que esperamos. Pero a diferencia de un sueño o un deseo sencillo, la esperanza contiene convicciones y fuerzas de transformación, que se convierten en escudo y espada para mantenerme en el combate de la vida.

Hoy, tras pasar el primer día de la esperanza preguntándome qué le pasa al mundo y dónde están los signos de la victoria de Dios,  voy a dedicar mi tiempo del caminito a un ejercicio aparentemente banal, pero de una extraordinaria importancia: desempolvar, renovar y afilar mi convicción de que al final triunfará el bien.

Si me fijo bien, todos tenemos esa idea un poco ingenua y optimista en la cabeza, pero como ya dijimos, eso no basta para la esperanza. Hay que cuidar y alimentar esta esperanza con los signos de los tiempos, y afilarla con el roce con las dificultades y los obstáculos para el bien, que irán dando forma y filo a mi convicción hasta hacerla verdadera esperanza vital.

Hoy miro el mundo, repaso mis proyectos y ante las dificultades de cualquier tipo saco a relucir mi tarea de hoy: ¡Vencerá el bien!Finder

Deja un comentario »

Día 11: ¿Qué le pasa al mundo?

11Hoy toca preguntarse, pero esta tarea sencilla es en realidad muy difícil de realizar con autenticidad. Mucha gente dice que el mundo va bien o mal, pero no miran el mundo, porque tienen ideas simplificadas, al servicio de una postura previa.

¿Asumes tú alguna vez una de estas posturas?:

  • No importa lo que pasa porque “esto ha pasado y pasará”; “nunca vamos a salir de esto”; “estamos condenados a la extinción”; “esto no lo cambia nadie”… Mi convicción en el fatalismo del destino o en la maldad del ser humano está por encima de cualquier realidad que observe
  • No importa lo que pasa porque “todo va a salir bien, porque sí”; “tranquilo que en el fondo ya verás como…”. Mi confianza en una fuerza, humana o divina, que lo arregla todo está por encima de cualquier hecho que pase.

Tener esperanza no es apuntarse a la segunda postura con un optimismo rosa y “mononeuronal”. Tener esperanza no es darle la espalda a los problemas reales, al flujo de acontecimientos y a la red de implicaciones que se desatan con cada decisión.  Tener esperanza no es militar en el fundamentalismo del optimismo “porque sí”.

Tener verdadera esperanza es sumergirse en el mundo y sus problemas,,, de la mano de Dios.

Sigue la Estrella!

Hoy escarbaré, con la fuerza de la pregunta, en los cimientos del mundo, Me voy a preguntar dónde están los signos de la esperanza. Lo hago con una pregunta insistente, abierta a lo bueno y a lo malo. Es una pregunta llena de fe en el Dios que no juega con el mundo, pero que tampoco juega con la vida de las personas que Él ama.

Y allí donde vea más signos de maldad o destrucción, más insistiré en observar la acción sorprendente del Dios de la vida.3071797473_e368dffab5_b

¿Qué te pasa, pequeño mundo?
¿Qué te pasa?
¿Hay cada día más brutalidad o más paz en este mundo?

¿Estamos aprendiendo a convivir en armonía con la naturaleza o a devorar mejor sus recursos? ¿Estamos cayendo en la violencia mundial, o hay cada vez menos guerras?IMG_0285

Y a nivel de mi país, ¿que está pasando? Si hay estos problemas, ¿por dónde están llegando las soluciones humanas? ¿qué acciones debemos emprender para renovar la convivencia, la paz, la concordia?IMG_0347
Piensa. No pienses soluciones. Simplemente, purifica tu mirada preconcebida, y deja que la realidad te muestre los indicios de la acción de Dios en medio de la realidad de este mundo.

Pregúntate delante de Dios.
Y confía.

Hoy las ilustraciones son de murales del pintor venezolano de espezanzas Felipe García, cuyos sitios en blogspot y  en el sitio flick (espacio de fotografías) muestran su canto a la vida que renace en cada rincón del mundo, allí donde el ser humano abre su corazón.
1 Comentario »

Día 21: ¿Está la puerta abierta?


Vivivmos pendientes de lo exterior.
De qué sirve que vista bien, que dedique horas a estar delgado, a tener un bonito cabello o a lucir las pulseras lo relojes a la moda de ahora, su mi corazón está en tinieblas, retorcido sobre sí mismo en egoísmo y dolor.

Por eso hoy voy a dedicarme a pensar esta simple pregunta:

¿Está la puerta de mi corazón abierta para él?

Como ya hemos aprendido, no se trata de dar una respuesta rápida, sobre todo si es un ingenuo “claro, todo para él, Jesús es mi todo, etc. etc etc.”. Hoy vamos a sentarnos, como decían los monjes del desierto, a la puerta del corazón para observar.
Observa, como canta la canción, quién llama: “¡Pom! ¡Pom! – ¿Quién es? …¡Abre la muralla!”. Y observa a qué penasamientos o mociones dejas pasar.

Con el tiempo se reconocen las invitaciones de Dios, que llevan al bien, y las seducciones del enemigo, que nos tientan para el mal. Entonces es cuando se puede tomar partido para cultivar lo que los monjes del desierto llamaban “la guarda del corazón” (Tomas Ŝpidlick).
Y date cuenta de la realidad: ¿de qué manera, de qué forma, esta la puerta de mi corazón abierta a Jesús que quiere nacer de nuevo ahí?

NOTA: En caso de que descubras con sinceridad que está bastante cerrada, y el corazón ocupado por otros inquilinos, no te preocupes. Este camino te ayudará para hacer un allanamiento de morada y permitir que Dios okupe lo que es suyo.
(O en términos bíblicos: Jer 31,31ss; Ez 36,25ss; 2 Co 3,3ss)

Y paras que preparar nuestra “puerta abierta” en el corazón, una estupenda canción de Facundo Cabrales, en interpretación de “Siempre Así”:

Deja un comentario »

Día 13: Ahorro problemas

Hoy, en nuestra migración espiritual hacia el centro de la Navidad (el encuentro con Cristo), es día de Cortar y Cambiar. Día para decir activa y positivamente NO en bien de mí mismo y del mundo.
El plan de hoy es muy sencillo, aunque exige una gran humildad. Mi aportación hoy para cambiar el mundo será dejar de hacer una cosa que me distancia de la realidad, o una evasión que retarda mi compromiso. Algo pequeño y sencillo, que pueda mantener con facilidad por este tiempo y, si el resultado es bueno, más allá.
Puede ser en las palabras: voy a dejar de usar calificativos con las personas. O voy a dejar de ignorar a un compañero. O… ¿Qué se te ocurre?
Claro, eso exige asumir que hay comportamientos que dañan el mundo y fastidian a la gente, y que se acumulan en alguno de los grandes problemas de la humanidad (días 11 y 12).

Dejar de estar en mediom, dejar de ser estorbo

Atrévete. Algo pequeño, desde hoy hasta, por lo menos, el 25. Que tenga que ver con la manera de comportarse de otros cien o doscientos millones de seres humanos, al menos. Y yo decidí dejarlo…
¡Animo!

Deja un comentario »

Día 21: Preguntarse y Pensar: ¿Vivo con fe, esperanza y caridad?

Ayer la Luna siguió órdenes muy especialesEclipse de Luna - Solisticio 2010

El eclipse de Luna, aún cuando es bastante frecuente, deja una experiencia de belleza enorme, se siente uno ligado al ritmo cósmico de los astros, y uno se admira de la armonía de la creación., tal como contemplábamos en etapas pasadas.

El Eclipse se da por una sencilla conjugación de los movimientos en su órbita de la Tierra, la Luna y el Sol, y el juego de luces y sombras entre ellos. Obeceden a las fuerzas de la gravedad y la luz.

¿Y yo? ¿A cuales fuerzas fundamentales estoy sometido? Ya hemos examinado la capacidad dee ver, la armonía con el universo, mi identidad y mi relación con los demás.

Sólo queda una fuerza más. Una constelación de tres brillantes estrellas:

La Fe – la Esperanza – la Caridad.

Ellas son  las fuerzas que me mantienen en órbita en torno a Dios.

Ellas son las estrellas que alumbran mi camino hacia donde Dios nace.

Hoy busco estas tres “virtudes teologales“, y contemplo su fuerza en mí, fuerza que Dios me regala para atraerme hacia él

¿Como estoy en ellas?

Deja un comentario »

Día 17: Decidir y Decir: ¡Voy a ser persona, no animal!

Cuando mi mamá me regañaba de pequeño, me decía que no fuera sucio como un cerdito, o me recordaba que no debo ser como las moscas, o que andaba pajareando todo el día…

Ahora de mayor veo a los animales como criaturas de Dios que nos sobrepasan muchas veces en algo envidiable en el siglo XXI: la naturalidad. Una naturalidad que es fruto de su comportamiento instintivo y armónico con la realidad que les rodea. Los humanos hemos perdido el camino muchas veces, esparciendo crueldad, odio y pecado.

Hay que cambiar. La solución, sin embargo, no es ser animal. Nuestra sintonía con la creación no debe ser animal sino espiritual. Eso voy a chequear hoy, y voy a trabajar en este camino diciéndomelo y diciéndoselo a la gente. Porque hoy  me distancio de los animales por el camino justo:

  • Valiente como persona, no cobarde como gallina;
  • Limpio como una persona, no sucio o cochino como un cerdo;
  • En forma, no gordo como una vaca;
  • Leal y generoso, no tacaño y desconfiado como una rata
  • Centrado y trabajador, no pajareando por ahí
  • Sincero en mis sentimientos, no con risa de hiena o lágrimas de cocodrilo

¿Me dejé alguna?

Deja un comentario »

Día 10: Contemplar y Agradecer: Señor Dios Nuestro, cuando contemplo el cielo…

Todos los pueblos de la Tierra han sentido la fascinación por la Naturaleza que nos rodea, por las maravillas del Universo y su inmensa armonía. Todas… ¡menos la civilización occidental moderna!

Somos seres tecnológicos (¿Cómo estás leyendo este blog? :-). Eso nos da unas inmensas capacidades de resolver enfermedades o enfrentar los retos del clima o la escasez de comida, pero también supone un gran reto a la capacidad de contemplar y agradecer.

Hoy vamos a cultivar la contemplación, esta habilidad vital para captar y leer esta estrella de Belén que es la creación misma.

¡Nos vamos a una playa solitaria en un mar de paz! (El que quiera, puede irse a la punta de una montaña, use las imágenes de su propia memoria). Mira y escucha el rumor de las olas moviéndose unos centímetros sobre la arena gruesa…

Playa de Fanals en la Costa Brava, MediterráneoSiéntate ahí y escucha… contemplar supone abandonar todo interés, toda utilidad. Aprender a estar, sencillamente…

¿Conseguido? Tienes todo el día para irte de vacaciones, a ratitos, a este paraíso interior… Y el resto del tiempo tienes la tarea de conservar ese aroma y mantener esa mirada… como lo hace una flor ante la montaña

Casa Madre Mogas, Montañas de San Diego de los Altos, Edo. Miranda

Esperamos que cuentes tus experiencias 🙂

Deja un comentario »