Caminito de Belén

Vamos a buscar dónde es que nace Jesús en esta Navidad

Día 24: Corazón limpio, encuentro largo

24Cuando vienen visitas, si la casa está revuelta, apestando en olores y repeliendo con un desorden descomunal, los visitantes no se atreven a pasar de la puerta y enseguida se van. Si la casa está en buenas condiciones y con un ambiente agradable, pasan adentro, se sienten en casa, la charla se prolonga con muchos otros temas que van saliendo, y nos deja después sonrisa y sabor de encuentro. 

Este día de “nochebuena” está dedicado en miles de hogares a los últimos preparativos, algunos realizados con mucha ilusión, otros con enorme cansancio y prisas, y en otros, con bastantes lágrimas. Preparamos la casa porque sabemos que hay que hacer fiesta, porque  llega el Regalo de Belén, el regalo de Dios hecho niño humilde y pobre en el establo donde va a nacer.

Esa maravilla que representamos con las figuritas y los dibujos va a darse esta noche de nuevo, y me va a envolver, renovar, transformar… es cuestión de creer. La iglesia nos explica que la experiencia de Navidad ocurre bajo una triple forma:

  • Al recordar el acontecimiento histórico desde la fe me uno al misterio que sucedió una vez y hago experiencia mística y sacramental de ese misterio  por el que fui salvado con infinito amor. Por eso la Iglesia organiza la Liturgia en torno a la memoria viva de los acontecimientos de la Historia de la Salvación: al celebrar esos misterios, nos hacemos presentes en ellos.
  • Pero además ese Belén donde se dio el encuentro de la humanidad con la Gloria de Dios hoy, más de dos mil años más tarde, no está en Palestina ni en Galilea, en Roma ni en Santiago… ¡está en mi corazón! La Navidad ocurre en cada corazón que se abre a la cercanía de Dios que viene a inundarlo con su presencia en la suavidad y fuerza del Espíritu Santo, que convierte mi interior en un templo de amor.
  • Y por último, como decían los prefacios de Adviento, Dios viene a mi encuentro en cada ser humano y cada acontecimiento, y cuando acojo al que está sin techo, o doy de comer al hambriento, o visito al preso… ¡es Dios mismo a quien visito, Dios mismo en mi mismo caminar!

 

El encuentro del corazón es el central y el que prepara los otros dos. Por eso hoy preparo el corazón al que Dios viene a habitar de una forma nueva. ¿Qué gestos puedo hacer para cuidar y limpiar mi corazón?

  • Puedo hacer una limpieza interior, pidiendo perdón y, si puedo, confesión antes de la Misa de Navidad.
  • Un momento de oración con el texto bíblico para decorar con girnaldas de admiración y alabanza el lugar que reservo al Salvador.
  • Poner un fondo musical de adoración interiorizando algún villancico que pueda cantarle a Él.

Pero sobre todo, puedo poner en orden y limpiar el corazón con actos de amistad y servicio, con actos de amor:

  • Regalando alimento y vestido a alguien que lo necesite, porque en el pobre me visita Dios.
  • Insistiendo en cualquier obra de misericordia que esté hoy a mi alcance.
  • Llamando a una de las personas con las que mantengo enfado o, más sutilmente, una distancia sin reconciliación. Hoy es día para acercarme y ofrecerle mi paz, la Paz de Dios.
  • Haciendo la paz con cualquier enemigo, fuera del pecado, que me mantenga en lucha y tensión.
  • Diciendo en voz alta y clara, sin sobrentendidos, lo mucho que amo a alguien.

Con todo eso, mis felicitaciones y mis deseos de “¡Feliz Navidad!” van a tener una autenticidad y un efecto del que yo mismo me admiraré: porque será Dios el que ponga su presencia infinita en este encuentro que es, hoy, Belén.

Anuncios
Deja un comentario »

Día 19: Siembra de favores

19El amor es la riqueza más importante para sobrevivir como seres humanos. Sin amor nos volvemos poco a poco animales con ropa, bestias con modales. El problema es cómo conseguir una vida con amor: ¿es acaso un premio caprichoso del destino? ¿O una habilidad ligada a la simpatía y las técnicas de autoayuda?

Un refrán popular dice sencillamente:
“Donde no hay amor!
por amor
y sacarás amor

Hoy nos proponemos iniciar una abundante siembra de amor… con semillas de favores Vamos a aplicar el viejo refrán con pequeños gestos, gestos que a su tiempo pueden producir amor en quien los recibió y en quien los sembró. Par ello lo gestos que hoy sembraré deben ser favores verdaderos, es decir, deben ser espontáneos, gratuitos y de verdadera utilidad. Así rompen el ritmo de intereses que nos aparta del encuentro con las personas. Así recordamos a los demás y a mí mismo que lo bueno es, casi siempre, gratuito, incluso cuando llega después de mucho esfuerzo y planificación.

En este día, por tanto, pemaneceré atento a las muchas ocasiones en las que puedo tender una mano para hacer un favor.

Muchas veces basta con sonreir al desconocido, saludar al subir o bajar del bus, lanzar un simple ¿Como esta usted/tu? En otras ocasiones tendré la oportunidad de ayudar a llevar una bolsa, o lavar unos platos en casa, o ayudar a mi hermano a hacer tareas,… En cualquier caso, el gesto inesperado será un regalo para la persona, y provocara sorprendentes resultados… ¡vamos a probarlo!

¡Feliz siembra de favores!

Deja un comentario »

Día 14: Cálculo infinitesimal (de soluciones)

14Queremos cambiar las cosas, pero es tan poco lo que podemos hacer , apenas una gota en medio del desiertoHuellas_Muchas… ¿Qué puede cambiar eso?

Recordemos un viejo truco de lógica:

Dos amigos discutían sobre las matemáticas y las predicciones. Uno decía que todos esos cálculos no servían para nada, y que toda su vida se había dejado llevar de su intuición.

– Ok, -le contestó el otro- te apuesto lo que quieras a que en Caracas (Madrid, Barqusimeto, Santiago, cualquier ciudad grande) hay dos personas con el mismo número de cabellos en la cabeza.

– ¡Ja! ¡Imposible! ¿Cómo van a tener el mismo número de pelos en la cabeza? ¿Y cómo lo vas a averiguar? ¡Contandolos, seguro, JaJaJa!

– Pues te lo demuestro enseguida. A ver, ¿sabes cuantos pelos tenemos en la cabeza, aproximadamente?

– ¡Pues muchísimos! Una vez oí que eran unos trescientosmil, imagínate…

– Pues ya ha quedado claro: si una persona tiene entre cero y trescientos mil, pon trescientos cincuenta mil los más peludos, aunque cada uno tuviera un número distinto de pelos, el habitante 350.001 por fuerza tendría un número repetido… ¿Me expliqué?

-¿!…..

La moraleja está en saber valorar el efecto de los pequeños efectos, los infinitésimos, cuando se suman en grandes cantidades. Esto es el fundamento del cálculo infinitesismal o diferencial, que inventaron casi al mismo tiempo Leibnitz y Newton, grandes exploradores del universo (y profundamente religiosos ambos).

Integral

En el Caminito de Belén, nos comprometemos en la Pedagogía del Cambio Profundo, confiando en que, además del cambio interior, mi cambio de comportamiento sumado al de otros miles, en este sistema donde todo está entrelazado, producirá efectos profundos en el mundo.

Hoy voy a poner en marcha cambios que traigan esperanza. Camvbios infinitesimales que anuncian transformaciones gigantescas:

  • Hoy voy a manejar en el tráfico de la ciudad con respeto y dejando paso al que lo necesite.
  • Hoy voy a proteger y a ayudar, porque sí, a esta persona que está indefensa.
  • Hoy voy a saludar al compañero con el que nunca hablo.
  • Hoy voy a dejar paso en la puerta del metro.
  • Hoy voy a hacer mi trabajo con excelencia.
  • Hoy …

Se que un gesto de amabilidad en el metro no cambia a la masa enfurecida y arrogante que empuja a la hora pico. Pero mi compromiso con los valores que la humanidad necesita son como una radiobaliza, como un faro que atrae las miradas del cielo y despierta las fuerzas de atracción de bien. Y al interactuar con decenas, miles, cientos de miles de personas, abre caminos nuevos e inesperados a la gracia de Dios.

Hoy lanzo a mí, al mundo y a Dios un gran mensaje de esperanza.G12_Flowerpot_Flower

4 comentarios »

Día 9: Los dones se agradecen

image

9Todos los guías turísticos saben el secreto: cuando hacen de “cicerones” deben darse con generosidad a cada persona del grupo explicando los detalles, respondiendo sus preguntas y escuchando con atención sus historias. Sin límites en la generosidad, porque saben que, cuando llegue el momento, será todavía más grande la generosidad de sus clientes. El que da con generosidad recibirá cien veces más.

La fe es sobre todo don. Un regalo divino que une el corazón de un ser humano con el corazón de Dios. Algo imposible para nosotros, pero posible para Él. Regalo que llega cuando Él quiere, y que renueva en cada etapa de la vida sólo cómo y cuándo Él quiere.

Por eso, en este Caminito de Belén por los regalos de Dios, conscientes de lo que estoy recibiendo, voy a hacer mi parte: agradecer la gracia. Con toda la creatividad y la alegría de que soy capaz, con asombro y entusiasmo:

Gracias, Dios, por el donde la fe.

Todo el dia. Aprendo así a vivir en estado de agradecimiento, o en términos teológicos: en estado de gracia.

Deja un comentario »

Día 4: Me regalo un SÍ

4

La conversión es un regalo de Dios que derriba montañas de obstáculos como si fuera cartuchos de dinamita. Saber decir a lo nuevo y positivo es lo que me saca de debajo de esa montaña, es como ponerle una mecha a la dinamita… ¡y encenderla!

Dynamite-5.svg

Sin embargo, en la vida diaria, tendemos a evitar la contundencia y la claridad del afirmativo, del compromiso; adoptamos lenguajes ambiguos, evitamos opciones comprometidas, procuramos alcanzar el máximo de beneficios con el mínimo de renuncias, orquestamos arreglos con posiciones contrapuestas, ensalzamos la espontaneidad de poder decir No a lo que antes fue un SÍ, para luego volver a cambiar….

Así intentamos quedar bien con todo el mundo, pero impedimos que den frutos el compromiso, la claridad, la vida nueva.

” es una palabra extremadamente importante, que no he de usar alocadamente, porque abre caminos y me compromete y me vincula con la dirección que elegí. pero cuando llega el momento, asumo mi.

Hoy me regalo un pequeño , un compromiso de acción que también encenderá la mecha de la conversión.

Voy por tanto a regalarme un compromiso sencillo, allí donde antes no hacía nada o donde mi respuesta variaba. Al hacerlo con claridad y conciencia simplifico mi existencia y paso al otro lado de la decisión, al lado de la acción, celebrado con el vino de la alegría y coronado con el éxito. Así descubro que comprometerme en aquello que deseo, lejos de esclavizarme, me hace realmente libre.

Elijo algo pequeño, sencillo, que pueda hacer todos los días, que traiga un beneficio visible para que se fortalezca esta nueva actitud. Así aprendo que el compromiso es un regalo que me hago a mí mismo y una puerta abierta a la fuerza de Dios.  A partir de hoy… (realizar el compromiso)

SIblue

María inauguró la nueva etapa de la Historia de Salvación con su aceptación del plan de Dios: supo asumir y aceptar,  entregándose sin reservas… arriesgando muchas cosas, confió en el Espíritu, y asintió.  Por eso tradujo existencialmente ese sí a lo que ella podía vivir: “Entonces María dijo: —Yo soy esclava del Señor; que Dios haga conmigo como me has dicho.” (Lc 1, 38)

Jesús nos dijo que nuestro lenguaje debe ser claro y sencillo: “Digan sí cuando es sí y no cuando es no; cualquier otra cosa que se le añada viene del demonio” (Mateo 5,37). San Pablo nos recuerda además que no podemos ir diciendo primero sí, y luego echarnos atrás y decir no, o toda la serie de excusas existenciales para la mediocridad: que quizás, que yo no dije eso, o que no me conviene, u otra excusa similar:

La Palabra que les dirigimos no es sí y no. Porque el Hijo de Dios, Cristo Jesús, a quien les predicamos Silvano, Timoteo y yo, no fue sí y no; en él no hubo más que sí. Pues todas las promesas hechas por Dios han tenido su SÍ en él” (II Cor 1,18-20).

Ante el SÍ de Dios, nuestra respuesta debe ser un SÍ decidido y sencillo, auténtico.

Y la Biblia termina con estas palabras de Apocalipsis, con el asentimiento a la llamada de Dios:

“El que declara esto, dice: «Sí, vengo pronto.» Amén. ¡Ven, Señor Jesús! Que el Señor Jesús derrame su gracia sobre todos.” (Apocalipsis 22, 20-21)

Anunciación, por Jaume Busquets (fachada de la Sagrada Familia de Gaudí). María se inclina ante el mensaje, su entrega es recogimiento y realización silenciosa...

Anunciación, por Jaume Busquets (fachada de la Sagrada Familia de Gaudí). María se inclina ante el mensaje, su entrega es recogimiento y realización silenciosa…

Deja un comentario »

Día 24: Limpio mi corazón

 “Esta noche es nochebuena, y mañana Navidad”.

Las canciones navideñas reflejan con gran abundancia de imágenes la impaciencia cristiana que se apresta para ir -espiritualmente- a Belén. También nosotros nos sentimos llamados a culminar este largo viaje interior.

¿Qué nos ha enseñado este camino? Cada uno estamos viviendo algo distinto, pero quizás descubrimos algunos elementos comunes.
El primero puede ser el valor secundario de decoraciones y ritos. Navidad es nacimiento, el nacimiento de Jesús. Sólo los que lo encuentran viven la Navidad.
Después, podemos encontrar la conciencia de que Dios llega por su amor a todos los seres humanos, pero pide una respuesta, un pequeño camino para ir a su encuentro renovándonos.
Hemos intuido que ese Belén donde se cantará el Gloria a Dios en las alturas no está excesivamente lejos… ¡Está en mi corazón!
En el corazón, en el mío sobre todo, pero también en el corazón de los demás, del prójimo que me encuentro y es sacramento de Cristo (especialmente el necesitado, Mt 25,31ss).
Por último, un elemento constante es la paradoja. Parece que a Dios le gusta conciliar los extremos en paradojas:

  • El esperado de los tiempos llega de una forma totalmente inesperada.
  • La extrema riqueza de Dios se esconde en la extrema pobreza del pesebre.
  • Cuanto más me comprometo en los caminos de la solidaridad y de la justicia social, más hondo estoy en el corazón con Jesús.
  • Cuanto más me reconozco necesitado, más me descubro rico en misericordia.

Por eso hoy preparo el último paso del camino interior hacia el corazón cuidando los detalles, externos e internos, de este encuentro:

  • Una limpieza a la casa y confesarse antes de la Misa de Navidad.
  • Un momento de oración y una llamada a un familiar que está lejos.
  • Encender una vela ante el pesebre (¡sin peligro de incendio!) y cantar villancicos todos juntos ante él.
  • Preparar la presentación de la mesa del banquete de nochebuena y elaborar una bendición especial que imprimimos para leerla todos juntos.

Simples detalles que deben decir mucho de tu deseo de que Dios entre en tu corazón.
¡Y Feliz Navidad!

Deja un comentario »

Día 19: Siembro Sonrisas


Hoy nos proponemos vivir en el corazón una abundancia de alegría mediante la siembra de sonrisas. Vamos a trabajar la alegría cristiana porque es uno de los signos más claros de estar en los caminos del Señor: desde el saludo del Ángel a María hasta el encuentro de las santas mujeres y los discípulos con el resucitado, todo se llena de alegría (Lc 1,44; Mt 28,8).

Pensemos, en primer lugar, que la verdadera alegría viene de “estar en el Señor” (Fil 4,4ss). Es una alegría sencilla, duradera, interior, que me hace mejor y más comprometido. Es la alegría de ser lo que soy: hijo de Dios. Jesús recordaba a sus discípulos que debían alegrarse cuando siguen los caminos de Dios, incluso cuando llega la persecución (Mt 5, 11-12) porque sus nombres están escritos en el cielo (Lc 10,20-21). La alegría en el Señor viene de seguir y estar con Jesús Resucitado.

Pensemos en segundo lugar cómo esta alegría es un don, un regalo. La alegría espiritual no se acaba en sí misma, sino que se convierte en fuerza interior: “no estén tristes ni lloren, que la alegría en el Señor es nuestra fortaleza” (Nehemías 8,9). ¿Te has dado cuenta de que cuando uno está alegre no peca? Igual que con la lluvia, para pecar mi ánimo debe nublarse antes con la tristeza o la preocupación.

Pensemos en tercer lugar cómo esta alegría es un mensaje. Es la confirmación de que estamos en camino, de que vamos por el sendero correcto del seguimiento de Cristo resucitado.

Esto nos lleva a un sorprendente descubrimiento: buscar la verdadera alegría te hará descubrir a Jesús, por tanto… ¡La alegría es la estrella de Belén!
Por eso, pasando a la acción, hoy voy a sembrar alegrías simples y sencillas. Y las voy a sembrar en mí y en la gente que me encuentre de una manera simple y contagiosa.
¿Cómo?

Sonriendo.
Sonriendo a la vida y sonriendo a mi familia.
Sonriendo al vecino con el que me cruzo todos los días.
Sonriendo a la muchacha bonita que espera su transporte en la esquina,
Sonriendo al funcionario, al busetero, al vendedor, al compañero de trabajo que siempre me mira serio y no me cae muy bien.

¡Que esta siembra de sonrisas te llene de alegría!

Deja un comentario »

Día 14: Me regalo soluciones

Todos sabemos de muchas cosas que no funcionan en este mundo. De muchos comportamientos insolidarios y egoístas que oscurecen este mundo. Y todos muchas veces hemos hablado aquí y allá de soluciones: si todo el mundo respetara las colas, si la gente dejara de criticar al vecino,…

En el Caminito de Belén, sin embargo, nos comprometemos en la Pedagogía del Cambio Profundo. Ya hemos planeado un nuevo comportamiento (día 12) que va en la linea del cambio necesario de este mundo.

Hoy voy a ponerlo en marcha.

En vez de quejarme o de soñar con cambios que no llegan, hoy regalo soluciones al mundo.

  • Hoy voy a manejar en el tráfico de la ciudad con respeto y dejando paso al que lo necesite.
  • Hoy voy a proteger y a ayudar, porque sí, a esta persona que está indefensa.
  • Hoy voy a saludar al compañero con el que nunca hablo.
  • Hoy voy a dejar paso en la puerta del metro.
  • Hoy voy a hacer mi trabajo con excelencia.
  • Hoy …

Al hacer esto, estoy lanzándome a mí, al mundo y a Dios un gran mensaje de esperanza. Personalmente el compromiso por el bien me simplifica la vida y me da paz. Socialmente,… Bueno, un gesto de amabilidad en el metro no cambia a la masa enfurecida y arrogante que empuja a la hora pico. Pero mi compromiso con los valores que la humanidad necesita son como una radiobaliza, como un faro que atrae las miradas del cielo y despierta las fuerzas de atracción de bien. Yo creo que este es el camino correcto. Que vale la pena comportarse con educación. ¡Gran regalo!

Deja un comentario »

Día 9: Promover el saludo

En enero de 1964, en un mundo dividido por la Guerra Fría y a punto de la Destrucción Nuclear, el Papa Pablo VI y el Patriarca Atenágoras I se encontraron en Jerusalén y se intercambiaron un abrazo fraterno. Ese abrazo se han convertido en símbolo de la deseada reconciliación entre la Iglesia católica y las Iglesias ortodoxas, así como profecía de esperanza en el camino hacia la plena unidad entre todos los cristianos.
Este es uno de los saludos que enseñan el gran poder – incluso entre desconocidos y adversarios – que tiene esa capacidad exclusiva de las personas: saludarse.

Al saludar, estamos dando espacio y vida a la persona a la que saludamos. Cada vez que iniciamos un sencillo saludo ponemos en marcha la fuerza del encuentro personal:

  • Lo reconocemos ahí, junto a nosotros.
  • Lo reconocemos como persona, que merece nuestro tiempo y nuestra atención.
  • Le damos espacio para que a su vez nos salude y empiece un encuentro, un posible diálogo.
  • Disolvemos problemas y posibles enfrentamientos, porque declaramos nuestro aprecio por el otro.
  • Empezamos ya un trato amable y cercano.

Hoy voy a poner saludos en mi vida. Y me fijaré en cómo se despliega la fuerza del encuentro personal, con su aroma de simpatía y armonía. Hoy pondré en mi vida saludos cálidos, amplios, respetuosos.
No importa la frase sino la actitud y la mirada. Puedo decir “Hola”, o “Buenos días/Buenas tardes”. O con cualquier matiz en cualquier idioma: Hello! (Inglés); Hallo! (Alemán); Ciao! Bon Giorno! (Italiano); Konnichi wa! (Japonés); Bonjour! (Francés); Bom dia! (Portugués); As-salaam-aleykum o Marhabah (árabe)…

Hoy me comprometo a saludar, sin limitarme a mis amigos o conocidos. Me comprometo a hacerlo de manera apropiada, con alegría y respeto, a cualquier persona que encuentre, porque toda persona merece mi saludo.

1 Comentario »

Día 8: Crear el perdón

El 13 de mayo de 1981, mientras daba la segunda vuelta a la plaza de San Pedro, se escucharon los disparos contra Juan Pablo II. Alí Mehmet Agca, un asesino profesional, disparó con una pistola, hiriendo al Santo Padre en el vientre, en el codo derecho y en el dedo índice.
Cuatro días después, en sus primeras declaraciones, el papa perdonaba de corazón al que casi lo asesina. Dos años más tarde lo visitó en la cárcel. Alí Agca no le pidió perdón, sólo le preguntó por el secreto de Fátima.
Uno dejó una estela de paz y se le recuerda por miles de hechos con los que cambió el mundo. El otro… estuvo siempre encadenado a sus crímenes (e intenta desde su liberación en 2010 conseguir diversas notoriedades).

La maravilla de pedir perdón. Es una de las cosas más difíciles que podemos hacer y, al mismo tiempo, tan sencilla. Basta con una palabra o un gesto de reconciliación, pero… ¡qué duro se hace a veces! Nos obliga a reconocer que hemos hecho daño a otro, y que no somos tan buenos como pensábamos. La humillación es dura, pero sólo los que han pasado por ella son capaces de crecer como seres humanos auténticos.

Sin embargo, muchos sabemos que más duro todavía es tener gente a la que todavía no perdono. Cuando vivo así las relaciones siguen ahí, pero muertas, pesando sobre mí. Me influye el rencor, el enfado o el dolor, independientemente de que la otra persona esté al lado o a mil kilómetros de mí. Vivo con ese peso, y esos sentimientos tóxicos van envenenando mi alma…

Perdonar significa reconciliarse, volver a estar conciliados, de acuerdo. Restaurar relaciones que estaban rotas o dañadas, bloqueadas. Pedir perdón cuando el otro se siente afectado es abrir caminos a la PAZ.

Me pregunto (y dialogo con los que estén cerca para ser más objetivo):
¿Tengo relaciones trancadas por algún problema?
¿Tengo cosas de mi pasado que no he perdonado todavía?
¿Qué supondría perdonar en esa situación?

Hoy, como paso en este caminito de Belén, voy a pedir perdón a alguien. Uno solo de los muchos que están pendientes de cobro.
Para llegar algún día a perdonar y ser libre del todo (¡!)

1 Comentario »