Caminito de Belén

Vamos a buscar dónde es que nace Jesús en esta Navidad

Día 16: ¿Qué cosas tocan mi corazón?


Hoy, al inicio de la la Novena de Navidad, es un día dedicado a preguntarme, a mirar y a pensar. Yo me pregunto una pregunta muy sencilla y radical:

¿Qué cosas tocan mi corazón?

La pregunta está formulada así para evitar los cortocircuitos romanticoides que nos montamos cuando nos preguntamos por el amor.

¿Qué cosas tocan mi corazón?

Com mucha frecuencia, vivo sin dejar que las cosas que pasan me afecten. “Hay que hacerse el fuerte”, dicen. Lo que no puedas solucionar, es mejor que lo dejes pasar. Pero esta actitud, ¿me produce paz o me deja en la intranquilidad y en la soledad?

¿Qué cosas tocan mi corazón?
¿Qué cosas me suelen mover en lo profundo? ¿Qué miradas, noticias, comentarios, gestos, han superado los filtros de la razón y la emoción?

¿Qué cosas tocan mi corazón?
¿A quién he amado hoy? ¿Qué amores definen mi existencia en este momento?

¿Qué cosas tocan mi corazón?

¿Qué cosas tocan mi corazón?

Hoy dedicaremos el día a preguntarnos y a tomar nota de lo que descubrimos.Favourite

***

Del Caminito del Año pasado:

En realidad muchas cosas me tocan el corazón. El sufrimiento que veo en la gente, aunque no la conozca. Los problemas que sufren las personas que amo. Las injusticias enormes que vivimos. Las dificultades que tengo conmigo mismo…También lo tocan profundamente la armonía de la naturaleza en un amanecer o en un paisajer tranquilo; la belleza de la música y de las personas; los gestos de solidaridad y ayuda. Igualmente, me tocan profundamente el corazón las miradas sinceras y las palabras cariñosas, que me transmiten el amor de los que amo.

Anuncios
Deja un comentario »

Día 11: ¿Qué le pasa al mundo?

11Hoy toca preguntarse, pero esta tarea sencilla es en realidad muy difícil de realizar con autenticidad. Mucha gente dice que el mundo va bien o mal, pero no miran el mundo, porque tienen ideas simplificadas, al servicio de una postura previa.

¿Asumes tú alguna vez una de estas posturas?:

  • No importa lo que pasa porque “esto ha pasado y pasará”; “nunca vamos a salir de esto”; “estamos condenados a la extinción”; “esto no lo cambia nadie”… Mi convicción en el fatalismo del destino o en la maldad del ser humano está por encima de cualquier realidad que observe
  • No importa lo que pasa porque “todo va a salir bien, porque sí”; “tranquilo que en el fondo ya verás como…”. Mi confianza en una fuerza, humana o divina, que lo arregla todo está por encima de cualquier hecho que pase.

Tener esperanza no es apuntarse a la segunda postura con un optimismo rosa y “mononeuronal”. Tener esperanza no es darle la espalda a los problemas reales, al flujo de acontecimientos y a la red de implicaciones que se desatan con cada decisión.  Tener esperanza no es militar en el fundamentalismo del optimismo “porque sí”.

Tener verdadera esperanza es sumergirse en el mundo y sus problemas,,, de la mano de Dios.

Sigue la Estrella!

Hoy escarbaré, con la fuerza de la pregunta, en los cimientos del mundo, Me voy a preguntar dónde están los signos de la esperanza. Lo hago con una pregunta insistente, abierta a lo bueno y a lo malo. Es una pregunta llena de fe en el Dios que no juega con el mundo, pero que tampoco juega con la vida de las personas que Él ama.

Y allí donde vea más signos de maldad o destrucción, más insistiré en observar la acción sorprendente del Dios de la vida.3071797473_e368dffab5_b

¿Qué te pasa, pequeño mundo?
¿Qué te pasa?
¿Hay cada día más brutalidad o más paz en este mundo?

¿Estamos aprendiendo a convivir en armonía con la naturaleza o a devorar mejor sus recursos? ¿Estamos cayendo en la violencia mundial, o hay cada vez menos guerras?IMG_0285

Y a nivel de mi país, ¿que está pasando? Si hay estos problemas, ¿por dónde están llegando las soluciones humanas? ¿qué acciones debemos emprender para renovar la convivencia, la paz, la concordia?IMG_0347
Piensa. No pienses soluciones. Simplemente, purifica tu mirada preconcebida, y deja que la realidad te muestre los indicios de la acción de Dios en medio de la realidad de este mundo.

Pregúntate delante de Dios.
Y confía.

Hoy las ilustraciones son de murales del pintor venezolano de espezanzas Felipe García, cuyos sitios en blogspot y  en el sitio flick (espacio de fotografías) muestran su canto a la vida que renace en cada rincón del mundo, allí donde el ser humano abre su corazón.
1 Comentario »

Día 6: ¿Qué es tener fe?

6

Hoy toca preguntarse, pensar y mirar. Abrir caminos. Siempre parece poco porque nuestra mente occidental y consumista quiere ver resultados, adquirir cosas sólidas. Pero lo primero es salir de las ideas preconcebidas, ver y descubrir la compleja realidad que nos rodea y que nosotros simplificamos enormemente.

Al preguntarme hago resonar la campana del pensamiento. La pregunta me sacude en mis convicciones y me lanza hacia lo que desconozco.

Al preguntarme voy más allá de recolectar respuestas: adopto una nueva actitud, lo que los filósofos llaman indagación, los artistas asombro y los exploradores afán de saber.

El mantener las preguntas en activo se convierte enseguida en una actitud vital que remueve seguridades y descubre posibilidades. Mantener las preguntas apropiadas me convierte en un buscador de la sabiduria.

Pregunta

Como primer paso de esta segunda etapa me preguntaré durante todo el día  ¿Qué es tener fe?

¿Qué es tener fe? Ante todo, si miro la vida humana, tener fe es confiar en una persona y sus habilidades, como la fe en el piloto del avión o en el médico que me recompone una herida. Sin fe no me dejaría curar ni me montaría en ese aparato. Sólo es apropiado tener fe en las personas, que nunca podré conocer por la ciencia o por una acumulación de conocimientos prácticos.

¿Qué es tener fe? También desde el punto de vista humano, tener fe es una forma de conocer que llamamos creer: Papá me ha dicho que estos frutos no se comen, son venenosos; mi experiencia me dice que cuando se nubla muy oscuro por el norte, va a venir una tormenta bastante grande. Pero creer no es pescar conocimientos dudosos por intuición, sino saber algo por la confianza que tengo en la fuente del conocimiento, y por eso, al contrario de la creencia o la opinión, da una fuerte seguridad.

¿Qué es tener fe? Tener fe en Dios tiene que ver con reconocerlo como persona, que sabe de mi vida y lo que me rodea, pero que está totalmente más allá de mí. La fe religiosa es entonces entrega generosa a Dios que se acerca y se revela: “Tener fe es tener la plena seguridad de recibir lo que se espera; es estar convencidos de la realidad de cosas que no vemos.” (Hb 11,1).

Naturalmente, al preguntarme así me estoy preguntando a mí mismo, en cada paso: ¿Tengo fe? ¿tengo verdadera y auténtica fe?

Dios mío, ¿cómo puedo vivir de verdad mi fe?

La labor mercedaria

La labor mercedaria

Creo… ¡pero aumenta mi fe!

Para indagar puedo usar el Catecismo de la Iglesia Católica, o buscar en la Palabra de Dios cuando ensalza la entrega de la fe (Hb 11) o su relación con la salvación (“el justo vivirá por la fe”, Rm 1).

Deja un comentario »

Día 1: ¿Qué debe cambiar en mi vida?

1Hoy empiezo mi camino hacia la Navidad, hacia Belén.

Este camino está hecho de regalos de fe. Pero una fe contaminada por supersticiones, fatalismos, temores, ruidos, rencores, riquezas materiales y pasiones hechas de tierra vieja.

Según el Plan del Cambio Profundo, el día primero está dedicado a preguntarme y pensar. Nada más. Hoy, pensando en los regalos que Dios me pone delante, me pregunto:
¿Qué debe cambiar en mi vida?
Intento mantenerme en la pregunta, mirando, reflexionando, recordando, asociando, explorando, investigando.
¿Qué debe cambiar en mi vida?
Procuro no sacar conclusiones ni hacer propósitos: simplemente miro y, al final del día, reflexiono y ofrezco lo que haya encontrado a Dios que me acompaña.
¿Qué debe cambiar en mi vida?
De una vida mundana a una vida divina. De la costumbre a la fe cierta… Si soy capaz de mantener la tensión y hacer esta pequeña tarea, podré poner en marcha una auténtica conversión en mi vida. Seguro.

Pregunta

3 comentarios »

Día 16: ¿Qué cosas tocan mi corazón?


Hoy es un día dedicado a preguntarme, a mirar y a pensar.

Al inicio de la la Novena de Navidad, con toda la sociedad lanzada a la preparación de las fiestas, yo me pregunto por mi corazón. Me hago una pregunta muy sencilla y radical:
¿Qué cosas tocan mi corazón?

Com mucha frecuencia, vivo sin dejar que las cosas que pasan me afecten. “Hay que hacerse el fuerte”, dicen. Lo que no puedas solucionar, es mejor que lo dejes pasar. Pero esta actitud, ¿me produce paz o me deja en la intranquilidad y en la soledad?

¿Qué cosas tocan mi corazón?
Debo estar atento al corazón. Y usarlo para la vida de cada día, no reservarlo sólo para momentos especiales.

¿Qué cosas tocan mi corazón?
En realidad muchas cosas me tocan el corazón. El sufrimiento que veo en la gente, aunque no la conozca. Los problemas que sufren las personas que amo. Las injusticias enormes que vivimos. Las dificultades que tengo conmigo mismo…

¿Qué cosas tocan mi corazón?
También lo tocan profundamente la armonía de la naturaleza en un amanecer o en un paisajer tranquilo; la belleza de la música y de las personas; los gestos de solidaridad y ayuda. Igualmente, me tocan profundamente el corazón las miradas sinceras y las palabras cariñosas, que me transmiten el amor de los que amo.

¿Qué cosas tocan mi corazón? Hoy dedicaremos el día a preguntarnos y a tomar nota de lo que descubrimos.

***

En esta antiquísima canción del grupo Mecano, se expone admirablemente el proceso de la búsqueda personal.

Deja un comentario »

Día 11: ¿Qué le pasa al mundo?

Hoy toca preguntarse.
Es muy sencillo.
No creas que es poca cosa.
Mucha gente sabe que el mundo va mal. Pero tienen ideas simplificadas, hechas de opiniones de otros y de soluciones simplistas.

Nosotros nos vamos a preguntar. Con una pregunta insistente, llena de fe en Dios que toma con cariño el corazón de las personas que habitamos este mundo.

Qué te pasa, pequeño mundo.
¿Qué te pasa?
¿Porqué nos agredimos en vez de convivir con paz?
¿Porqué devoramos los recursos y contaminamos el planeta sin que los gobiernos quieran hacer algo?
Piensa. No pienses soluciones. Simplemente, purifica tu mirada intelectual, asume los mil matices de la realidad en todos sus múltiples niveles.

Piensa delante de Dios.
Y confía.

Deja un comentario »

La Inmaculada Concepción de la Virgen María

En medio del Camino, la Iglesia propone hoy una visión celestial: María Nuestra Madre, navegando por la vida terrena y la celeste sin el lastre del pecado que aquí nos oprime.

En Venezuela está empezando el día, y no queríamos dejar de señalar la estrella brillante de la Aurora que nos señala por dónde vendrá el Amaner del Sol que nace de lo alto.

A lo largo del día vamos a preguntarnos: ¿qué vemos en ella, la muchacha que pudo elegir siempre el bien, que pudo amar sorteando egoismos y resentimientos, que pudo pasar los problemas sin naufragar en la tristeza y la desesperanza?

Al final del día pondremos nuestras opiniones e intuiciones en los comentarios 🙂

3 comentarios »

Día 6: ¿Qué es un asunto personal?


Hoy toca pensar y mirar. Abrir caminos. Siempre parece poco porque nuestra mente occidental y consumista quiere ver resultados, adquirir cosas sólidas. Pero lo primero es ver, y pensar, y descubrir la rica y compleja realidad que nos rodea y que nosotros simplificamos enormemente.
¿Qué es un asunto personal? Aquel en el que me implico totalmente, aquel que no puede ser divulgado a la ligera. Algo que me sumo como cosa propia y en su totalidad. Alguien que me importa de verdad y que me cambia desde la profundidad…

Como tarea, me preguntaré ¿Qué es un asunto personal? Hoy miraré a la gente, porque la respuesta está ahí: cada encuentro humano debería ser un asunto personal. Así pues, esta es la tarea: miraré para entrenar mis ojos, para ver la maravilla de la persona.

Observo cómo deciden, cómo se comprometen, cómo actúan.
Cómo hablan, cómo buscan, cómo miran.
Cómo sienten, cómo sufren, cómo aman.
Personas que entran y salen de mi vida…
…¡Asunto personal!

Algunas preguntas para empezar: ¿Me tomo la vida como un asunto personal? ¿Como una cuestión mía? O me desentiendo con una actitud profesional o recreativa, porque no vale la pena enfadarse ni complicarse la vida…

Algunos descubrimientos para considerar: una persona humana no es como el resto de cosas o animales que veo todo el día. Es mucho más. Es incluso más que un ángel. Una persona es alguien como yo. Pero totalmente distinto a mí e irrepetible. Es un frágil milagro, que une lo biológico y lo espiritual en una macedonia de sabores irrepetibles. Es una maravilla infinita que no me canso de explorar y conocer

Deja un comentario »

Día 1: ¿Qué debe cambiar en mi vida?

El camino hacia la Navidad, hacia Belén, empieza hoy y aquí. Prestando atención a mi compromiso descubriré poco a poco que el Espíritu Santo es el que me ayuda a elegir y me da fuerzas para actuar.

Este camino va hasta en mi corazón. Él sueña con entrar allí y empezar la fiesta conmigo. Pero necesita que le haga sitio. Si tengo el corazón lleno de cachivaches, de ruidos, de rencores, de temores, de riquezas materiales, de sueños vacíos de gloria y de pasiones hechas de tierra, Jesús se quedará sin poder entrar, a la puerta, llamando: Mira, yo estoy llamando a la puerta; si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos (Ap 3,20).

Según el Plan del Cambio Profundo, el día primero está dedicado a preguntarme y pensar. Nada más:
¿Qué debe cambiar en mi vida?
Intento mantenerme en la pregunta, mirando, reflexionando, recordando, asociando, explorando, investigando.
¿Qué debe cambiar en mi vida?
Procuro no sacar conclusiones ni hacer propósitos: simplemente miro y, al final del día, reflexiono y ofrezco lo que haya encontrado a Dios que me acompaña.
¿Qué debe cambiar en mi vida?
Si soy capaz de mantener la tensión y hacer esta pequeña tarea, podré poner en marcha una auténtica conversión en mi vida. Seguro.

Deja un comentario »

Día 21: Preguntarse y Pensar: ¿Vivo con fe, esperanza y caridad?

Ayer la Luna siguió órdenes muy especialesEclipse de Luna - Solisticio 2010

El eclipse de Luna, aún cuando es bastante frecuente, deja una experiencia de belleza enorme, se siente uno ligado al ritmo cósmico de los astros, y uno se admira de la armonía de la creación., tal como contemplábamos en etapas pasadas.

El Eclipse se da por una sencilla conjugación de los movimientos en su órbita de la Tierra, la Luna y el Sol, y el juego de luces y sombras entre ellos. Obeceden a las fuerzas de la gravedad y la luz.

¿Y yo? ¿A cuales fuerzas fundamentales estoy sometido? Ya hemos examinado la capacidad dee ver, la armonía con el universo, mi identidad y mi relación con los demás.

Sólo queda una fuerza más. Una constelación de tres brillantes estrellas:

La Fe – la Esperanza – la Caridad.

Ellas son  las fuerzas que me mantienen en órbita en torno a Dios.

Ellas son las estrellas que alumbran mi camino hacia donde Dios nace.

Hoy busco estas tres “virtudes teologales“, y contemplo su fuerza en mí, fuerza que Dios me regala para atraerme hacia él

¿Como estoy en ellas?

Deja un comentario »